Adrià Pérez de Rozas: “La victoria en la Freeride Vall d’Aran va dedicada 100% a Jordi Tenas”

Adrià, ¿dónde estuvo la clave de tu triunfo en el Freeride Vall d’Aran?

Hice una bajada muy, muy rápida. La decidí a última hora, pero la tenía muy clara. Como dicen los jueces: ir rápido, no dudar, volar y no fallar. Pese a ello, entre los mejores las diferencias fueron muy pequeñas.

¿Arriesgaste mucho, pues?

La verdad es que sí. La doble terraza que hice en la salida estaba llena de piedras. Pensaba que no iría nadie a la zona, y justo pasaron dos corredores antes que yo. Me daba miedo engancharme con una piedra, pero me dije “esquís hacia abajo” y aguanté la respiración unos segundos. En la parte baja desde el principio sabía que no tenía que girar, que tenía espacio de sobras para recepcionar los dos saltos que quería hacer, aunque fuera muy rápido.

Pero, ¿tenías la línea clara?

Tenía una línea que hacía tiempo me estaba mirando. Sabía que si la hacía bien estaría entre los mejores. Una vez arriba, otro esquiador antes que yo bajó por donde yo quería y vi que la nieve estaba muy dura, que no podría ir todo lo fluido y rápido que quería. Me lo pensé un minuto, y a última hora decidí cambiar de sector, donde iría más rápido.

¿Qué destacarías de esta competición?

Sin lugar a dudas, ha sido la competición más emotiva que he hecho nunca. Iba dedicada 100% a Jordi Tenas, que murió en verano en Argentina. Al margen de ser una referencia en el freeride para nosotros, era un gran amigo. Fue un podio muy emotivo, ya que los tres que estábamos en el podio éramos amigos suyos. Poder compartir este momento con Adrià Millan, Cristian Boiria y con Ramon Tenas, el padre de Jordi, no se puede describir.

El nivel fue muy alto, ¿no?

El nivel ha aumentado muchísimo en dos años. Hace tres años quedé segundo, y con la línea que hice aquel día no estaría ni entre los diez primeros. El Freeride Vall d’Aran es mágico, ya que siento el Valle de Aran como si fuera mi casa, por lo que es la carrera que me hace más ilusión de la temporada. La organización cada año es perfecta.

¿Qué balance haces de lo que llevamos de temporada?

Estoy muy contento. Empecé la temporada haciendo un tercer lugar en Suiza, en la Freeride Week, una prueba de freeride del Freeride World Qualifyer. Y ahora he ganando la prueba que para muchos es la más importante a nivel nacional.

¿Qué te queda por disputar esta temporada?

Seguramente el FVA haya sido la última carrera de la temporada. A nivel nacional, seguro. Pero estoy pendiente para ver si puedo ir a hacer alguna carrera del Freeride World Qualifyer.

En las condiciones de la carrera, ¿el material Atomic respondió como esperabas?

Sí. En carreras utilizo los Bent Chetler. Esté como esté la nieve me gusta que los esquís me permitan pivotar para reaccionar rápido, y que a la vez aguanten y no vibren a altas velocidades. Con las botas Waymarker 130 me siento un ‘racer’ a la hora de bajar, pero también son ideales para caminar hacia la cima. Llevo el casco Troop SL y la máscara Revel. Es un conjunto de competición alpina, pero me siento muy seguro y cómodo a la vez.

Pin It on Pinterest

¿Te apuntas al Newsletter?

¿Te apuntas al Newsletter?

 

¡Gracias por suscribirte!