El turismo de nieve crece un 8,6% en Andorra

La temporada de invierno en Andorra se cerró con 1,2 millones de turistas, 100.860 más que la pasada, lo que significa un aumento del 8,6%. Desglosado por nacionalidades, los españoles crecieron un 4%, los franceses un 37% y otros países un 13,3%. Destaca el incremento del mercado francés, que por primera vez supera el español (la subida fue de 40.544 en el primer caso y de 35.357 en el segundo), aunque es de España de donde provienen la mayoría de turistas (911.504 frente a los 150.093 franceses). De hecho, en todos los mercados se registró un aumento de visitantes excepto en el ruso, tal como informa el periódico ‘Bon Dia’.

En cuanto a las estaciones, los días de esquí subieron un 4,4% llegando a cifras de 2003; los otros servicios de ocio, un 17,4%; las visitas a las oficinas de turismo, un 9%; la ocupación hotelera, un 4,2%, y los móviles activos, un 11%.

El ministro de Turisme, Francesc Camp, celebró que “en las últimas campañas se están alcanzando números positivos” y esta última muy por encima de las previsiones, que se fijaron en un crecimiento del 3,4%. Camp lo atribuye a múltiples factores, como son la tarea que está desarrollando Andorra Turismo, las campañas de comunicación de las estaciones y Naturlandia y el contexto económico favorable, ya que a excepción de Rusia no hay ningún país en Europa con un PIB negativo. Además, cree que también puede haber influido la situación de inseguridad ligada a los últimos ataques terroristas, que hacen que haya más tendencia a ir a los países del sur de Europa, aunque esto parece que tendrá más impacto en el verano.

Los rusos bajan un 6%
El mercado ruso ha disminuido un 6,6% respecto de la temporada pasada. Camp recordó que la bajada fuerte fue el año pasado, lo que afectó especialmente a los comercios ya que quedaron numerosos stocks para vender. Por eso cree que el aumento de visitantes de otros países este invierno ha compensado la caída de clientes rusos. “La situación es bastante crítica” en este país, que pasa una crisis económica y política, y “es difícil saber qué pasará”. Por eso la previsión del Gobierno de cara al año que viene es mantener la cifra actual, de 15.000 rusos.

Huir del ‘low cost’
El ministro de Turisme aseguró que los contenidos y el público al que se dirigen las campañas es de clase media y media-alta, huyendo del low cost. Así se refirió a una polémica que volvió a surgir recientemente en el que se aseguraba que el país había este tipo de turismo. Camp expuso que si el bajo coste se asimila a la operación turística (que negó que lo fuera), sólo 300.000 personas llegan por esta vía, mientras que el resto de los 1,2 millones que vinieron en invierno lo hicieron de forma directa. Potenciar el low cost “no es nuestra voluntad ni está pasando”, dijo.

Pin It on Pinterest

¿Te apuntas al Newsletter?

¿Te apuntas al Newsletter?

 

¡Gracias por suscribirte!