Grandvalira afronta la Copa del Mundo 2016 con el objetivo de revalidar el éxito de la primera edición

Grandvalira ha recibido esta mañana y a lo largo del día de ayer la visita de los máximos representantes técnicos de la Federación Internacional de Esquí (FIS) del circuito de la Copa del Mundo femenina de esquí alpino. El objetivo de la reunión ha sido tratar en profundidad todos los aspectos relacionados con la organización del gran evento, ya sea desde la vertiente más puramente deportiva hasta el carácter más social. Al encuentro han asistido, Markys Mayr, Director de Carrera de la Copa del Mundo femenina (pruebas técnicas), Andreas Krönner, Responsable Técnico de Operaciones y Jean-Phillippe Vulliet, Director de Carrera de la Copa del Mundo femenina (velocidad), así como una representación del comité organizador por parte de la estación andorrana.

La FIS inspeccionó durante la jornada de ayer los dos trazados que serán escenarios de la competición. Por un lado, la nueva pista Àliga donde tendrán lugar los dos súper gigantes y, por otra, la antigua Àliga donde se disputará el slalom, puntuable con el súper gigante (súper combinada).

En referencia a la valoración de la pista, Markus Mayr ha descrito el recorrido como una pista “muy buena para chicas”. El técnico ha destacado con énfasis el hecho que en una misma línea de llegada se pueden compartir dos disciplinas tan diferentes. “Es un plus para la logística y para el espectáculo”, ha indicado.

Por su parte, el Director General de la Copa del Mundo 2016, Conrad Blanch, ha admitido que a diferencia de la primera Copa del Mundo 2012 celebrada en la pista Avet, esta edición supone un impulso más importante en lo que a recursos se refiere. Y es que las pruebas que recibirá Grandvalira la próxima temporada, son disciplinas de velocidad que obligatoriamente por longitud de pista y por características de carrera comportan un despliegue más amplio en exigencias de seguridad. Blanch ha explicado que, si bien es cierto que la FIS ha afirmado que Grandvalira está en primera posición en organización de Copas de Europa, el ente internacional “nos ha reptado a ascender en el ranking de la Copa del Mundo”. Y ha añadido: “Tenemos el equipo muy bien rodado y con muchas ganas e ilusión. Este es ahora mismo nuestro sello”.

Una de las finalidades con las que Grandvalira afronta la segunda edición de la Copa del Mundo es que la competición se convierta en una ventana al mundo más allá del ámbito deportivo. El evento se presentará también como un acto social con diferentes programas de animación y actividades paralelas al margen de las carreras. En esta línea, también se ha empezado a trabajar desde el comité organizador de El dominio de la Nieve.

La Copa del Mundo femenina de esquí alpino llegará al sector El Tarter de Grandvalira los días 27 y 28 de febrero del 2016. A lo largo de la semana las mejores esquiadoras del mundo se ejercitarán en Grandvalira y se prevé la presencia de atletas tan mediáticas como Lindsey Vonn, entre otras. Cabe recordar que Grandvalira acogió la primera edición de la Copa del Mundo femenina de esquí alpino (slalom y slalom gigante) el año 2012. El gran circo blanco vuelve a Andorra después de 4 años con el firme propósito, según ha señalado el Presidente de la Federación Andorrana de Esquí (FAE), Albert Coma, de ganarse un lugar cada dos o tres años en el más que reñido y competitivo calendario de la máxima competición mundial del esquí alpino.

Pin It on Pinterest

¿Te apuntas al Newsletter?

¿Te apuntas al Newsletter?

 

¡Gracias por suscribirte!