Un 32% menos de usuarios en San Isidro y Leitariegos

La irregular campaña de esquí, con un 43% de los días fijados en su calendario oficial cerrados por falta de nieve, ha tenido consecuencias no sólo en la merma de esquiadores, sino en los ingresos de las dos estaciones de la provincia. San Isidro y Leitariegos contabilizaron esta temporada en su conjunto un 32% menos de usuarios y sus ingresos se desplomaron cerca de un 40%, según informa la web de San Isidro.

Los datos evidencian el peor resultado en ingresos en al menos los últimos diez años. Al final de 2016, cuando se cierre el ejercicio contable de los dos espacios blancos, su déficit se acercará a los dos millones de euros.

En San Isidro, según ha podido conocer este periódico, los ingresos, a través de venta de forfaits, abonos anuales, concesiones de cafeterías, alquiler de esquís, convenios con instituciones para cursos y otras vías ascendieron esta campaña a cerca de 1,2 millones de euros, frente a los más de 1,9 de la temporada anterior: prácticamente un 37% menos. Pudo abrir 83 días de las 148 jornadas de la programación. Favorables realmente contabilizó medio centenar. Los días con sol, además, concentraron el 45% de la afluencia de usuarios total de la temporada.

En la estación del Alto Porma y el Alto Curueño vendieron un total de 45.882 forfaits, frente a los 68.443. del periodo anterior. Los 35 días menos abiertos esta campaña explican la significativa merma en la actividad de las taquillas. Además, los usuarios adquirieron 300 abonos anuales menos que la temporada pasada: 1.812, frente a 2.112. San Isidro sumó 79.165 esquiadores en la temporada que cerró el lunes, frente a los 116.442 de la campaña 2014/2015.

Los ingresos en el espacio blanco del Valle de Laciana se acercan a los 600.000 euros, con una bajada similar a la vivida por San Isidro por este concepto. Logró abrir 88 de los 148 días de la temporada y el número de forfaits vendidos cayó hasta los 26.364. Los abonos anuales adquiridos sumaron 627, mientras que la campaña anterior ascendieron a 751. Leitariegos cerró también sus pistas el lunes después de recibir a 49.349 usuarios, la pasada campaña fueron 54.405.

El cierre del año contable en ambos enclaves invernales gestionados por la Diputación finalizará con cerca de dos millones de déficit, en la línea de ejercicios anteriores con 1,8 millones de media. Una situación que reabre siempre entre la corporación provincial el debate de la necesidad de hacer rentables las dos estaciones de esquí leonesas y plantear fórmulas de gestión diferentes.

A estas pérdidas en las estaciones hay que sumar los cientos de miles de euros que el sector ligado a la nieve restó por la mala temporada, con el turismo blanco como motor de sus negocios y del movimiento económico de las áreas de influencia de San Isidro y Leitariegos. Hoteles, hostales, albergues, apartamentos, casas rurales, bares, restaurantes, escuelas de esquí, tiendas especializadas… han vivido una mala temporada, la peor que recuerdan en muchos años. La estación del Alto Porma y Alto Curueño no pudo abrir sus pistas hasta el 16 de enero, 49 días después del inicio de la temporada y Leitariegos lo hizo cuatro días antes. Perdieron los puentes más largos y las Navidades. Sólo Semana Santa dio un respiro.

Pin It on Pinterest

¿Te apuntas al Newsletter?

¿Te apuntas al Newsletter?

 

¡Gracias por suscribirte!