Puestos a rizar el rizo, y ya que la mayoría de los esquaidores no pueden pisar nieve en verano, siempre queda la opción de calzarse los esquís y esquiar a través de verdes prados rodeados de vacas, sólo hace falta un coche que haga de remolque, un amigo que lo conduzca y ganas de hacer algo diferente.