12 razones para estar con un/a esquiador/a
PUBLICIDAD

12 razones para estar con un/a esquiador/a

Hay gente que dice que juntarse con un/a esquiador/a puede ser una pesadilla porque sólo piensan en esquiar. Hoy os quiero quitar esa idea de la cabeza. Estar con un esquiador puede ser una gran experiencia. Ahí van algunos de los motivos:

1. Aprenderás a sonreír en situaciones que nunca imaginarías

Ahora crees que no, pero con un poco de práctica aprenderás lo bueno que es para el autocontrol emocional levantarse todos los fines de semana antes que para ir a trabajar. Todavía es de noche, hace frío, igual toca hacer 150 km en coche y uno es capaz de llevar una sonrisa de oreja a oreja.  ¿Es genial, no?

 

2. Al hombre del tiempo no se le hace caso. 

El mal tiempo nunca condiciona a un esquiador de pura cepa. Cuando hay temporal se sale más. Nada de quedarse en casa, nada de no coger el coche, nada de perderse buenos planes por culpa del mal tiempo. La nieve es un reclamo. Aunque, eso sí, con el coche preparado como para correr el rally de Suecia . Y con mal tiempo también se esquía, ¿qué es eso de quedarse en el bar?

 

3. Siempre tendrás tiempo para ti

¿Necesitas un día para tus cosas? Mándalo/a a esquiar y matas dos pájaros de un tiro porque volverá encantado/a. Funciona, siempre.

 

4. Los armarios llenos de cosas útiles

Tendrás la casa llena de esquís, botas, equipos,… Más chaquetas de esquí que abrigos, más esquís que zapatos, más cascos que cabezas, más camisetas térmicas que días de la semana… No quedará sitio para cosas superfluas. Porque ¿todos tenemos claro qué nos servirá más en un día de frío y lluvia, no?

 

5. Accederá a peticiones insospechadas

Eso que tanto te cuesta pedirle… espera a que caiga un buen paquete, deja que vaya a esquiar y cuando esté preparando las cosas para salir…. zas, es el momento de sacar el tema de esas vacaciones con la suegra y obtener un índice de respuesta positiva del 100%. Garantizado.

 

6. Te librarás de planes a los que no querías ir

Bueno, de hecho te librarás de todos los planes, ya que  para un/a esquiador/a los  únicos planes que existen entre diciembre y abril son los que permiten esquiar el fin de semana. Así que olvida comidas familiares, pon a hivernar a aquellas amistades que no esquían,… Siempre va bien un descanso para reforzar esos lazos.

 

7. ¿Te gusta viajar?

A un esquiador siempre le gusta viajar. Y cuando te hable de un viaje a un lugar exótico, no caerá en lo típico de Seychelles, Maldivas o el Caribe, sino que estará pensando en algo verdaderamente auténtico, aquella estación de USA, Canadá o Japón que todavía no conocéis. Y no descartes un viaje a la nieve como destino de luna de miel. ¿Hay mejor viaje de novios que Aspen?

 

 

8. Planes a todas horas

Un/a esquiador/a sabe buscar planes a cualquier hora del día en pleno invierno, porque para un verdadero forofo, el esquí no acaba a las 5 de la tarde. Si el cuerpo os pide más tras una jornada completa de esquí, siempre le quedará el comodín del esquí nocturno. Y como siempre, con una sonrisa.

 

9. Los niños caerán en sus redes

Esquiar es muy divertido, a los niños les encanta y se llega a un nivel de complicidad indescriptible.  Bueno, y ¡es un planazo familiar! Los niños son los mejores aliados del esquiador, siempre prefieren esquiar a cualquier otro plan que se te pueda ocurrir.

 

10. La playa no siempre tiene arena

Si eres de los que suspira con la llegada del buen tiempo para ir a la playa, seguro que te gustará descubrir que la playa de un esquiador se llama Masella (o Sierra Nevada). Esta nueva playa te encantará. Y mientras Masella o Sierra Nevada no cierren, seguirás viendo «#laplayapuedeesperar» en sus publicaciones.». Y por suerte para nosotros, cierran muy tarde, :-).

 

11. Estará en forma

Un buen esquiador siempre quiere progresar y para ello hay que ponerse en muy buena forma. Y aunque implique algunos días de ir al gimnasio o en bici entre semana, esto os beneficia a los dos, no lo dudes.

Juan del Campo, uno de nuestros mejores esquiadores. Sin trampa ni cartón.

 

12. El mejor polvo

Siempre hay un polvo alternativo ahí fuera que puede colmar sus necesidades y que no genera problemas de pareja.

 

Seguro que ahora ya lo tienes más claro, ¿verdad? Ya sabes, pon un/a esquiador/a en tu vida y todo será mejor, sobretodo si tú también lo eres 🙂

23 comentarios en «12 razones para estar con un/a esquiador/a»

  1. Que bueno!! Se lo voy a enseñar a mi pareja, que la pobre no es esquiadora y no sabe ver todas estas cosas positivas que cuentas por mucho que se lo repita. Igual si se lo dice otro funciona 😉

    Responder

Deja un comentario