Jérémie Heitz, el esquiador que huye del vértigo

Vive en los Alpes y quizá por eso lleva el freeride en la sangre. Jérémie Heitz lleva más allá el esquí fuera pista y tiene como objetivo volver a esquiar en algunas de las cumbres de 4.000 metros para comprobar la evolución en estos descensos. Disfrute subiendo con los esquís cargados en lamochila y bajando desafiando las leyes de la lógica, de la gravedad y del sentido, pero cuando le preguntas si es que ha perdido la cabeza, él responde con rotundidad: “no, no estoy loco. Lo que estoy haciendo es una evolución natural. Llevo 25 años mejorando, ha sido un largo proceso”.

Desde que empezó su aventura ya ha 15 cumbres de 4.000 metros, siempre siguiendo la historia, el romanticismo, la vida de Sylvain Saudan, pionero del esquí extremo ern Chamonix y reconoce que el esquí extremo siempre le ha traído.

Conquistadas las 15 cumbres y descendidas con esquís de más de 4000 metros, la pregunta es clara, ¿cuál le ha costado más?, y el esquiador de RedBull responde que el el Ober Gabelhorn también conocido como Obergabelhorn (4.063 m). “La principal dificultad es un muro de 400 metros de desnivel. Esta es una cara muy impresionante, un triángulo blanco muy rígido. Parecida al Matterhorn, pero es aún más hermosa. Es una pared de hielo brillante, muy azul en el verano y se requiere de unas condiciones muy especiales para el esquí. Tuvimos esta ventana en el período de dos años del proyecto, mientras que algunos esquiadores requirieron de diez años“, en declaraciones a ‘Humanite’.

Culminado este reto, parece ser que a Heitz le pasa por la cabeza dirigir la tabla de sus esquís hacia el Himalaya y descender esquiando desde los 8.000 metros. “No sabemos si es del todo posible. Las montañas son el de doble de altas…”. Habrá que estar atento a sus evoluciones, porque este freeride es capaz de todo.

De momento, vamos a disfrutar de sus gestas en estos dos vídeos:

Pin It on Pinterest

¿Te apuntas al Newsletter?

¿Te apuntas al Newsletter?

 

¡Gracias por suscribirte!