La campaña escolar de esquí, financiada por la Diputación de Huesca, llegará este curso a unos 2.500 alumnos de entre  10 y 18 años. Después de ampliarse en la pasada temporada a todas las comarcas con estaciones de esquí (las clases se realizarán en Astún, Candanchú, Formigal, Panticosa o Cerler y se alojarán en albergues de Panticosa, Villanova o Canfranc), otra novedad es que podrán participar centros cuyos alumnos, por cercanía a su domicilio, no necesitan pernoctar fuera de casa, tal como informa ‘El Heraldo’.

La nueva edición se desarrollará entre el 7 de enero y el 23 de marzo, con cinco días por turno (de lunes a viernes). Según apunta la diputada Berta Fernández, en la pasada edición, se priorizó que la actividad pudiera desarrollarse en todos los valles. Para ello, la Diputación destinó 140.000 euros al programa, “duplicando el presupuesto inicial, lo que también se reflejó en la cifra de participantes, alrededor de 1.250 estudiantes”.

Este curso vuelve a incrementarse la inversión, otros 50.000 euros, para incluir en el programa a aquellos escolares que viven más cerca de las estaciones y que vuelven a su casa a dormir, “pero igualmente tendrán al alcance el poder disfrutar de esta actividad como nos pedían”. Se calcula que 1.400 se alojarán en los albergues.

La fórmula elegida es la de suscribir convenios con las comarcas del Alto Gállego, Jacetania, Ribagorza y Sobrarbe que ya cuentan con sus programas de fomento del esquí escolar. El máximo de plazas que se ha fijado por centro es de 50. La Diputación subvencionará con un máximo de 100 euros la cuota de cada participante que, en el caso de los de la modalidad tradicional, incluye el transporte de ida y vuelta desde los centros de origen, el autobús diario hasta las pistas, el alquiler de material de esquí, el acceso a los remontes durante los cinco días que dura el curso, las clases de esquí, la comida en la estación, la atención sanitaria en pistas, la estancia en el albergue y la realización de actividades de tiempo libre por parte de un equipo de monitores, como talleres didácticos, de manualidades, de relajación o juegos sobre el medio natural.

Más información en ‘El Heraldo’