Si aún no tienes ningún plan para desconectar en Semana Santa y necesitas salir unos días de tu rutina, en Andorra podrás encontrar una extraordinaria selección de propuestas para vivir una experiencia diferente. Hacer una escapada en familia, en pareja o con amigos en el Principado es la opción ideal para aprovechar al máximo los últimos días de la temporada de nieve.

 La recta final de las montañas vestidas de blanco

El País de los Pirineos ofrece más de 300km de pistas para que puedas disfrutar de un sinfín de actividades, desde el esquí alpino hasta una gran variedad de actividades muy interesantes. Las estaciones de esquí andorranas, Grandvalira y Vallnord, siguen acumulando gruesos de nieve que superan los 2 metros, evidenciando así su buen estado para vivir miles de actividades en ella.
El mushing es una actividad perfecta para disfrutar de los paisajes nevados de Andorra desde un trineo tirado por perros, tanto en las estaciones de esquí de Grandvalira como Vallnord. ¡Una experiencia única!

Un paseo en moto de nieve es otra de las actividades que se pueden hacer en Andorra y así poner a prueba nuestra destreza conduciendo sobre la nieve. ¡Es una de las actividades más divertidas y también de las que provoca más adrenalina!
Si el día en la nieve se te hace corto, la experiencia no termina cuando las pistas de esquí cierran y el sol empieza a caer. El Principado dispone de una extensa oferta de après-ski, como por ejemplo el reconocido Abarset, un local al que acuden artistas y DJ’s de renombre internacional para terminar el día al ritmo de la música.
En Andorra hay un sinfín de planes wellness de lo más exclusivos. Si quieres romper con la rutina y relajarte, no dudes en disfrutar de un momento wellness en pareja, familia o amigos.

Caldea es el mayor spa termal de montaña del sur de Europa, un lugar ideal con muchos rincones para desconectar en un espacio de 30.345 m². Además, ahora ha incorporado el nuevo espacio LIKIDS para que los más pequeños de entre 3 y 8 años puedan vivir su primera experiencia spa.

Con Innú, la oferta de Caldea se amplía adoptando una nueva dimensión. Su innovadora propuesta incluye una oferta de servicios orientados a conseguir el bienestar integral de las personas, atendiendo a sus necesidades específicas mediante tratamientos personalizados.

Andorra cuenta con un extenso patrimonio cultural propio que merece la pena descubrir. Además del arte románico que define sus más de 40 iglesias, destacan la Casa de la Vall, Casa d’Areny-Plandolit y Casa Cristo, que te harán viajar en el tiempo y conocer un poco más la historia del país.

Para complementar su oferta museística local, hace tan solo unos días el Museo Carmen Thyssen Andorra abrió sus puertas al público. Se trata de un museo vivo que albergará exposiciones temporales de larga duración en el que la tecnología jugará un papel fundamental. La primera muestra de arte es Escenarios, de Monet a Estes, de Trouville a Nueva York, que cuenta con un total de 26 cuadros de artistas como Monet, Matisse, Gauguin… y podrá verse hasta principios del 2018. Si te apasiona el arte, esta exposición te ofrece un recorrido por los principales movimientos pictóricos de los últimos dos siglos, con obras de finales del siglo XIX hasta finales del siglo XX que abarcan desde el impresionismo francés hasta el hiperrealismo norteamericano.

Andorra, el rey del shopping

Con más de 1.500 comercios y tiendas, Andorra se convierte en un centro comercial inusual en el que encontrar prácticamente cualquier cosa que estemos buscando. Perfumería, tecnología, moda, diseño… los fans del shopping podrán disfrutar de sus tiendas los 7 días de la semana.

Saborea la alta montaña en una tradicional borda andorrana

La escapada ideal no se completa sin una experiencia gastronómica que te permita saborear la montaña desde otra perspectiva. Para ello, Andorra cuenta con 20 bordas para que puedas degustar las especialidades del Principado. Se trata de construcciones donde antiguamente se guardaba el grano y el ganado que han sido reformados y acondicionados como restaurantes. Algunos de los platos icónicos de Andorra son el trinxat de montaña, la escudella o la carne de caza, entre otros.
Más allá de los platos tradicionales, Andorra es tierra de productos autóctonos que podrás probar en su hábitat originario.

Uno de los productos producidos en Andorra que es menos conocido es el Nectum, un jarabe de piñas de abeto y azúcar. Para los amantes de la cerveza, el Principado cuenta con dos cervezas artesanas propias -la Alpha, elaborada en Arinsal (La Massana) así como la Boris, fabricada en la Era Bauró (Andorra la Vella)-, además de mermeladas caseras, embutidos artesanos y vinos de altura.