Alex Parera tiene madera de freeskier. Creció viendo a sus hermanos cómo le tiraban al freestyle, y desde que pisó un park poco a poco ha ido a más. Ahora tiene 23 años, cuenta con el patrocinio de las marcas Head & Protest & Slik Goggles, y hará diferentes competiciones, entre ellas Total Fight Masters of Freestyle, en la cual ya participó el año pasado, y fue el único español en participar.

¿Cómo empezó todo?

A mis 12 años, estaba aún pasando palos en el Esquí Club de Soldeu mientras que mis hermanos estaban de pleno con el freeski. Cuando llegaban a casa, siempre tenían historias muy interesantes por contar como por ejemplo, su último truco, la mejor ronda del día o incluso algún highlight del panorama internacional. Un día, después de una competición en el Pas de la Casa, me fui con ellos al snowpark, que para entonces había uno ahí, y estuve saltando con ellos y me encató.

A la temporada siguiente, Nando de Toy Factory, que para entonces Marcos estaba con K2, me dió mis primeros twin tips y ahí empezó todo. Empecé a viajar con ellos a Austria y entrenar en el snowpark de El Tarter y a planchar mis primeros trucos.

Cuéntanos sobre tu carrera como esquiador, desde entonces.

Una vez empecé con el freeski a los 13 años, estuve varios años esquiando en GV con la ayuda de K2 y RIp Curl para aquel entonces. Fueron años de progresión y de entender cómo funcionaba esta disciplina del ski. Años más tarde me fui a estudiar a los Estados Unidos, compaginando mis estudios con el freeski. Ahí pude esquiar practicamente cada día ya que la escuela estaba cerca de WaterVille Ski Resort (New Hampshire). En USA todos mis amigos del cole esquiaban en el snowpark y eso me ayudó mucho a progresar, además de que los snowparks ahí son muuuy grandes y con rondas largas por lo que podía combinar infinidad de trucos durante una misma bajada.

Cuando acabé el colegio, volví a España de nuevo una temporada hasta que decidí que quería seguir con el ski y tuve la oportunidad de irme a Austria a sacarme el título como monitor de ski y trabajar un tiempo ahí. Ahí perfeccioné mi esquí en general, ya que durante el día daba clases a grupos de esquí alpino, los días de paquetón hacía junto con otros compañeros freeride y cuando podía me escapaba al snowpark de Kitzsteinhorn junto con Tom Ritsch y Lukas Mueller de los que aprendí también muchisimo. Una vez conseguí el título como monitor, volví a España para empezar una carrera y seguir esquiando.

¿Cuáles son tus planes para esta temporada?

Esta temporada he empezado con Head, Protest y Slik como sponsors. Estoy muy contento, motivado y con ganas de conseguir resultados en las pocas competiciones que hay ahora en el Pirineo desgraciadamente. También produciré mucho material para social media y algunos edits durante la temporada.

¿Qué consejos darías para las nuevas generaciones?

El esquí es un deporte muy bonito, sano y que se puede disfrutar de muchas formas. No hay ninguna que sea la mejor. Cada una en su momento determinado y según el nivel de cada uno.

Ser apasionados, disfrutar y sentido común en todo lo que hagais o probeis. Debeis conocer vuestras limitaciones y ser conscientes de éstas para evitar las lesiones.