Parece ser que el conflicto en las estaciones del Grupo Aramón, participado al 50% por el Gobierno de Aragón e Ibercaja y cuenta con más de 1.000 empleados, ha llegado a su fin, al me nos hasta nueva orden. Según publica ‘El Periódico de Aragón’ “la plantilla de las estaciones de esquí de Aramón tendrán un nuevo convenio que atenuará la precariedad laboral en un sector caracterizado por su estacionalidad, ya que se trabaja un máximo de cuatro meses durante la campaña. El pacto laboral, que estará vigente hasta el año 2020, contempla la eliminación del nivel 9 del convenio (el más bajo), con el que los empleados percibían alrededor de 13.000 euros al año, lo que les convertía en submileuristas. A partir de ahora, la cantidad mínima será de 14.500 euros.

El nivel 9 “suponía aplicar salarios precarios que fomentaban la alta temporalidad en la contratación y el abaratamiento de la mano de obra de los trabajadores durante la primera temporada”.

También se ha ‘reticado’ el horario laboral. Según los sindicatos, hasta ahora los empleados “podían trabajar hasta seis días consecutivos, nueve horas cada jornada sin una planificación ni avisos previos”. El nuevo convenio ha establecido una compensación económica y cobrarán esa jornada irregular a razón de 1,2 horas por hora trabajada.

Además, se les sube el sueldo un 1,5%.

Fruto de este acuerdo se han desconvocado los paros parciales que se habían fijado para los días 30 y 31 de marzo en las estaciones de esquí del grupo –Cerler, Valdelinares, Formigal-Panticosa y Javalambre–, coindiciendo con la festividad de Semana Santa.