Todos los que henos esquiado nos hemos encontrado con alguna situación similar, en la que nos hemos animado o no al  dar un paso al frente, superar nuestros límites, desafiar la lógica y salir como hemos podido de la situación.

En ewste caso vemos a este esquiador en lo alto de un risco, duda si saltar o no, pero al final, animado por los suyos y por el paquetón que tenía de colchón se lanza.

El golpe es durísmo, da varias volteretas hacia delante y desconocemos como acabó. Lo que sí sabemos es que este atrevimiento puedo acabar muy mal, con algún problema cervical o de espalda serio, y con algún daó de consideración en las piernas.

Estas imágenes no hacen sino recordarnos que no hay que arriesgar sin sentido y creerse que todos estamos capacitados para ser Aymar Navarro.

No.