Una de las decisiones más importantes que se toman durante el congreso de la FIS, es la elección de las estaciones que acogerán los diferentes mundiales. Y durante el último congreso se decidió que la candidatura conjunta Courchevel-Méribel acogerá el Campeonato Mundial de Esquí Alpino 2023.

Y no lo tenían fácil, pues Saalbach – Hinterglemm también se había presentado. Sin embargo, el hecho de que ya hubiesen acogido el Mundial de Freestyle y Snowboard 2015, y el Mundial de biatlón 2017, fue determinante para que la estaciones de la Saboya francesa fuesen las elegidas. Que Francia no haya acogido ninguna cita mundialista desde 2009 también jugó claramente a favor de la opción gala.

Pese a que por separado lo tenían complicado, al final la condidatura conjunta Courchevel-Méribel ha convencido a los miembros del congreso FIS. Méribel será la encargada de organizar y atender las competiciones femeninas, y Courchevel se encargará de las masculinas.