La FIS considera que la nueva pista Riberal de Grandvalira es “altamente recomendable para la homologación”