El coronavirus podría hacer peligrar la temporada de esquí en Argentina