Casi un mes y medio después de su partida, el esquiador polaco Andrzej Bargiel ha logrado lo que parecía imposible, realizar el primer descenso con esquís del K2.

A lo largo de la historia han sido muchos los que han intentado subir a la cima más alta de las montañas Karakórum de Pakistan para bajar esquiando. Pero ninguno lo había logrado, hasta ahora.

Su aventura comenzó a mediados del mes pasado, cuando él y su equipo se dirigieron hacia el Gasherbrumm II (también conocido como K4), donde se quedaron el tiempo suficiente para aclimatarse.

Fue el pasado jueves 19 de julio cuando decidieron avanzar hacia el segundo campo base del K2, y al día siguiente ya estaban rumbo al tercer campo base, situado a 7.242 metros de altura.

El domingo 22 de julio de 2018, a las 4 de la mañana, iniciaban el ataque final para alcanzar la cima e intentar el primer descenso con esquís del K2. ¡Y el tiempo quiso que la gesta fuese posible!

A algunos podría parecerles una hazaña más. Pero el porcentaje de muertes en el K2 en 2018, respecto a los intentos de alcanzar la cima, fue del 23%. De los 367 intentos que se registraron murieron 84 personas.

Bargiel no se asustó con las estadísticas, y desafío al 8.000 más mortifero, no solo para encumbrarlo, sino para esquiarlo.

Según informaron en la revista Reports Gripped, Andrzej Bargiel realizó el descenso enlazando la Ruta Abruzzi con la Voie Normale y secciones de la ruta polaca.

Tras su primer intento fallido el año pasado, ahora sí, Andrezj Bargiel ha hecho historia convirtiéndose en la primera persona que logra descender el K2 esquiando.

Andrezj, te has convertido en una leyenda.