Tras la renuncia de Barcelona a presentar candidatura para los juegos de 2026, la Generalitat de Catalunya tomó las riendas del postulado para impulsarla, contando con la colaboración de los alcaldes de Barcelona y del Pirineo Catalán. Un año después, ya han empezado a trabajar en la candidatura olímpica Pirineus-Barcelona 2030.

El viernes pasado se celebró la reunión anual de la Mesa de Trabajo Permanente y, visto que los trabajos técnicos realizados hasta el momento son muy positivos, seguirán trabajando por la candidatura de 2030.

Por el momento, cumplirían con los criterios establecidos por el Comité Olímpico Internacional (CIO) en su Agenda 2020 y en las nuevas normas aprobadas por la selección y organización de los Juegos.

Los trabajos realizados por la Mesa se pondrán en conocimiento del Gobierno del Estado, del Comité Olímpico Español y del próximo Govern de la Generalitat, entidades que deben llegar a un consenso institucional para poder presentar la candidatura.

Para poder acoger las Olimpiadas de Invierno de 2030, la candidatura debería presentarse al CIO en el 2023.

Sin embargo, a los miembros de la mesa les gustaría poder presentarla cuanto antes, para que el CIO pueda tener en consideración la candidatura también para el 2026.