Parece que las copiosas nevadas están sentando mal, porque últimamente no ganamos para disgustos. Al alud de la Vall D’Aran que se llevó la vida de dos hombres, debemos sumar el horror vivido en el telesilla de Georgia, y ahora nos encontramos con el accidente del telecabina de Pra Loup.

Afortunadamente, en esta ocasión no ha habido que lamentar heridos, pero las consecuencias podrían haber sido gravísimas. Al menos por esta vez, la suerte estuvo del lado de los esquiadores y no quedó más que en un susto.

Los hechos ocurrieron el pasado domingo en la estación de esquí francesa de Pra Loup. Un huevo del telecabina se desenganchó, calló a la pista, y siguió su recorrido pista abajo.

Fue casi un milagro que dentro de ese huevo no hubiese nadie y que durante todo su descenso por la pista, no se llevara a ningún esquiador por delante.

Aún así, por seguridad, la línea del telecabina tuvo que ser detenida dejando a las 62 personas, que estaban repartidas en diferentes huevos, atrapadas.

Los esquiadores que estaban usando el telecabina en ese momento tuvieron que ser rescatados. Algunos, los que estaban en las zonas más elevadas, con helicóptero. Los que se situaban a menor distancia del suelo pudieron ser evacuados con cuerdas, a través de las cuales de deslizaban hasta el suelo.

El accidente del telecabina no ha pasado desapercibo. Y como habéis podido ver, con tanta gente presente, han sido muchos los vídeos y fotos que han circulado por las redes sociales mostrando lo sucedido.