Sólo a Red Bull se le podía ocurrir una idea como esta. ¿Que los trampolines de salto de esquí dan vértigo? Pues vamos a hacer unas carreras que vayan al revés; en vez de bajarlo, vamos a subirlo. Así debieron nacer las Red Bull 400, que el fin de semana pasado viajaron hasta Francia para celebrar la Red Bull Courchevel 400.

Y es que, pasar por esta estación con su prominente salto olímpico tenía que ser una parada imprescindible en estas carreras.

Esta estructura mide 400 metros, y su pendiente tiene un desnivel de 185 metros, con una inclinación de 36º. A esto, además, hay que sumar que Courchevel está a 1.300 metros de altura.

La Red Bull Courchevel 400 comenzaba el pasado sábado 21 de julio a las 10:30 horas de la mañana, y fueron más de mil personas las que se acercaron hasta allí para probar el reto.

Para evitar sustos, los participantes salían en grupos de 100 personas, divididos por categoría femenina y masculina.

El objetivo es uno, y muy sencillo: llegar a lo alto del trampolín lo más rápido posible.

Parece fácil, ¿verdad? Entonces, si sois tan lanzados… apuntaros a alguna de las 17 Red Bull 400 que se celebran por todo el mundo. Pero por si os lo queréis repensar, os dejamos con el vídeo resumen de la Red Bull Courchevel 400.

Pero no creáis que lo tendréis fácil y que solo participará gente de los alrededores. Estas pruebas van muy en serio, así que podréis encontraros con participantes de todas partes.