La estación Vallnord – Ordino Arcalís ha reinventado las noches al raso. Dormir, literalmente, bajo las estrellas, es posible con la Airstream Expirience que el dominio esquiable y Schweppes han llevado en exclusividad a Andorra. Se trata de una caravana puramente americana, una habitación emplazada en medio de la nieve, a 2.000 metros de altura, dotada de todas las comodidades para disfrutar en familia o vivirla con la pareja. La mejor experiencia, tal como aseguran aquellos que ya la han vivido.

Dormir en medio de las pistas bajo el cielo escondido detrás de las estrellas, en una caravana forjada en aluminio situada a 2.000 metros de altura, en las montañas de Arcalís. Es la novedosa propuesta que, esta temporada de invierno, han lanzado la estación ordinense junto con Schweppes. Una estancia esporádica y única con la que vivir la montaña, la naturaleza y la nieve desde antes de que se ponga el sol y hasta el amanecer.

La caravana, dotada de patines, ha sido ubicada en la explanada en que se encuentran las pistas de El Bosc, les Congestes y La Font, paraje completamente teñido de blanco con las mejores vistas a la nieve que se puedan imaginar. La situación roza la perfección: su amplitud, a pesar de encontrarse rodeada de pinos, asegura la mejor vista de las estrellas. La zona es, además, punto de encuentro de diferentes pistas, permitiendo aprovechar el día hasta el último rayo de luz. Y, al irse el sol, una de las opciones que ofrece su ubicación es la posibilidad de hacer una excursión en raquetas o rando para disfrutar de una fondue o, para quién sea capaz, de un kilo de carne de ternera andorrana en el prestigioso restaurante de la Coma.

La Airstream incluye todo lo que su exquisito inquilino pueda necesitar. Desde el almuerzo hasta una copa para tomar a la luz de la luna después de la cena. Un lote de la mano de Schweppes y de Buff, para acabar de redondear la estancia. Cocina y ducha para que las cuatro personas para las que tiene capacidad la caravana se sientan como casa, pero como en la casa que aparece en sus sueños. La experiencia está pensada para una noche incomarable que tendrá lugar, literalmente bajo las estrellas. Y, tras el amanecer, esquís y botas y a disfrutar de la estación extraordinaria.