La Grave, ¿por que no?