Hola queridos amigos, tristemente la mayoría de nosotros hemos terminado la temporada de esquí y no usaremos nuestro material hasta, ojalá, el mes de noviembre. En It’s a powder day, aquí también en Solo Nieve, encontraréis un artículo sobre cómo podéis guardar vuestro material duro para tenerlo en perfecto estado la próxima temporada. Yo os voy a dar unos consejos, si os parece bien, de cómo lavar la ropa y tenerla perfecta para el día que la volvamos a necesitar. Esperemos que, como esta última temporada, a principio de noviembre.

Como sabéis, en el mercado hay infinidad de membranas, marcas y modelos de ropa de esquí y cada una de las prendas que lleváis tiene una etiqueta de lavado. El primer consejo es ese: leed con atención las etiquetas de vuestras prendas antes de lavarlas. Pero, en general, yo siempre sigo unos mismos pasos para lavar la ropa de esquí.

Os tengo que confesar que hace años. bastantes años ya, tenía miedo a lavar la ropa, pero en una ocasión tuve una charla al respecto con Kari Gómez Augestad (responsable de marketing de Gore-Tex España) y me quitó todos los miedos. También este mismo invierno asistí a un camp de Gore-Tex (aquí tenéis el reportaje) en el que la propia Kari nos insistía en que la ropa de esquí tiene que estar limpia para poder “hacer su trabajo”. No funciona al 100% si no lo está. Si el poro de la membrana (sea esta de la marca que sea) está tapado no funciona y perdemos sus prestaciones. No debemos tener miedo a lavar la ropa, al revés, tenemos que llevarla siempre limpia si queremos que nos proteja.

Un truco sencillo para que las zonas más rozadas queden bien: aplica jabón con el dedo. Fácil y resultón.

En definitiva, lavar la ropa de esquí no es distinto a lavar el resto de ropa, quizás la diferencia FUNDAMENTAL es que no tenemos que aplicar suavizante (¡NUNCA!) y que tenemos que utilizar un jabón neutro (¡SIEMPRE!). Dependiendo de las instrucciones de las etiquetas de vuestra ropa, las temperaturas, normalmente, oscilarán entre los 30 y los 40 ºC. Habitualmente a 40 grados, aunque muchas veces yo lave a 30, sobre todo si no está muy sucia. Recordad eso: no hace falta que la ropa esté muy sucia para lavarla, de hecho, muchas veces yo la lavo cuando lo que tiene es únicamente olor a humedad, a usado,… Al final, lavar la ropa de esquí es como lavar la ropa de diario.

Hay una cosa que sé ahora y que antes no sabía, el Gore-Tex, que es la membrana que más uso, se podría lavar a temperatura muy elevada y no le pasaría absolutamente nada. Si se pone una temperatura de 40ºC es para que no sufran las cremalleras, velcros y costuras que las distintas marcas usan en sus prenda, la membrana es MUY resistente.

Vayamos a los 5 pasos que yo hago, 4 en realidad más uno de regalo para asegurarnos que lo hemos hecho bien.

1.- Aplica suavemente con un dedo jabón en las zonas más rozadas o sucias: barbilla, mangas, bajos de la chaqueta, trasero del pantalón, zona de cremalleras,…

2.- Cierra las cremalleras y velcros.

3.- Mete en la lavadora según las instrucciones de las etiquetas. (Habitualmente yo lo hago en el programa “sintéticos”, a 40 ºC y a 1.200 r.p.m)

4.- Saca de la lavadora y mételo directamente en la secadora.

5.- Realiza la prueba de la impermeabilidad: mételo debajo del grifo. (Lo podéis ver en el segundo video).

No hay más. Como os digo, lavar la ropa de esquí es tan fácil o tan difícil como lavar unos vaqueros o una camiseta. Así que si todavía eres de los que tienen miedo a estropear tu ropa preferida, tienes que perderlo. ¡Haz la prueba!

Veréis en la página que os pongo a continuación que algunos consejos de los que da Gore-Tex (instrucciones de lavado) son un poco distintos, pero en esencia es lo mismo. Ellos recomiendan secar al aire y luego usar la secadora para activar el tratamiento **DWR. Yo lo hago directamente, lo hago así desde hace años y no he tenido ningún problema con ninguna de las prendas de la familia, y lavo mucha ropa a lo largo de la temporada.

En el caso de que no tengáis secadora, podéis planchar la prenda poniendo un trapo por encima SIN UTILIZAR VAPOR, con el calor de la plancha el tratamiento DWR se activará.

TRUCO: Gore-Tex y otras marcas aconsejan utilizar un segundo aclarado y un uso suave del centrifugado. Según mi experiencia, el segundo aclarado no es necesario, al menos en las lavadoras que yo he usado, y el centrifugado yo lo pongo incluso a 1.200 rpm. Ese centrifugado no se recomienda porque pueden salir las prendas algo arrugadas. Pero si sacamos la ropa en cuanto termina la lavadora y la ponemos en la secadora, no se os arrugará.

** DWR: Durable Water Repellent

 

Como último consejo, guardar la ropa colgada de una percha. Yo suelo guardar juntos los trajes, habitualmente pantalón y chaqueta en la misma percha, debajo de la chaqueta siempre pongo alguna de las capas intermedias, no me gusta (manía personal supongo) que la chaqueta descanse justo encima de la madera o plástico de la percha, prefiero que esté acolchada para que no se marque durante todo el verano la percha en los hombros. Seguramente es una tontería, aunque lo seguiré haciendo.

Si tenéis cualquier duda, intentaré responderla en los comentarios.

Os digo otro pequeño secreto: el traje que utilizo para el esquí de travesía todavía no lo he guardado… Me parece que lo voy a usar un poco más este mes de mayo… y ya veremos si también en junio. 😉