Llega otra serie de anuncios tras la de Lindsey Vonn. En esta ocasión le toca a una de las mayores figuras que ha dado este deporte, el italiano Alberto Tomba, que en los 80 y 90 fue el auténtico animador del Circo Blanco. Su calidad con los esquís puestos, junto a un carisma difícil de igualar lo convirtió en un gran objetivo para todo tipo de marcas.

Este de Barilla, políticamente incorrecto, define perfectamente el carácter de Tomba:

Y más de Barilla con el mismo registro:

También la marca de coches Fiat quiso contar con la imagen del corredor italiano:

Y otro de Fiat junto a otros grandes corredores italianos:

 

Junto a los anuncios de TV protagonizó numerosos anuncios para revistas e incluso llegó a ser protagonista en la película Alex l’Ariete, que a decir verdad, pasó con más pena que gloria.