A mucha gente le gusta esquiar en grupo. Y de hecho, suele ser bastante más divertido que hacerlo solo porque permite compartir impresiones o simplemente comentar la jugada mientras se hace cola o se sube un remonte. El problema aparece cuando el número de gente y de niveles se va ampliando, porque lo normal es que cada vez se esquíe menos y se espere más. Si estás en baja forma, esquiar en grupo puede ser una buena manera de autorregularte y poder alargar el día, pero si ese día tienes pensado hacer muchas bajadas y acumular muchos metros de desnivel, más vale que el grupo lo reduzcas a la mínima expresión.

Muchas veces, cuando las condiciones son buenas, un mano a mano con alguien muy afín puede ser la mejor forma de esquiar. Podría decir que mi límite ideal son 4 personas, es decir, no ocupar más de una silla entre todo el grupo. Más de cuatro es multitud porque cuando vas añadiendo gente, o el nivel técnico y físico es muy parecido o la cosa empieza a flojear y se hace de todo menos esquiar.

Todos hemos esquiado en grupos grandes y ya sabemos lo que pasa: uno para porque está cansado, otro que va al baño, alguno que se ha perdido, el que se cae, el que recibe una llamada,… Una romería, vamos. Va pasando el tiempo y las bajadas se cuentan con los dedos de una mano.

Digamos que en condiciones normales podemos hacer un esfuerzo, todo sea por mantener  amistades y familia. Pero todo cambia cuando estamos frente a uno de esos días épicos después de una gran nevada, en los que ya se sabe, no hay amigos, pareja ni nada que se tercie, sólo palas por delante para trillar y cuanto más deprisa, mejor. Hay que actuar con agilidad porque el powder no sabe de repartos equitativos ni de teoría de juegos y en cuanto a los grupos, se impone la selección natural en su máxima expresión, reduciéndolos de manera dramática a cada bajada. Porque esa pala que ves impoluta mientras subes con la silla puede ser que cuando llegues no le quede ni un cm2 por trillar.

Y tú, qué prefieres… ¿grupos pequeños y esquiar mucho o te decantas por grupos más grandes a costa de esquiar menos?

 

Un grupo así ya es una romería