La nevada que seguramente no se repetirá

Compartir:

Esta temporada hemos asistido a nevadas espectaculares y en concreto, una en la Cerdanya que hacía muchísimos años que no se veía. Pensando en nevadas históricas com o esta me ha venido a la cabeza la temporada 95-96, concretamente el mes de enero del 96. Un frente se instaló en la Península y dejó unas nevadas históricas. La palma se la llevó Boí Taüll, mi estación habitual en aquella época, donde cayeron 8 metros en unos días y la estación tuvo que cerrar durante casi una semana para poder gestionar tal cantidad de nieve. Pero no fue la única. Masella y La Molina, por ejemplo, recibieron cerca de 4 metros de nieve.

Cuando visité la estación al cabo de unos días, me impresionó ver que del telearrastre Erta sólo asomaban unos centímetros de la parte superior de las pilonas. ¡Había quedado sepultado por la nieve! No he vuelto a ver nada igual, ni siquiera parecido. De hecho, ese año Boí Taüll fue la estación de Europa con mayor precipitación durante el mes de enero.

Que nieve un metro es genial, pero estas cantidades son un auténtico problema. Así lo contaba La Vanguardia:

Así lucía el parte de nieve de las estaciones al cabo de unos días, con los cerca de 6 m de Boí Taüll a la cabeza:

 

¿Volveremos a ver algo así? El tiempo siempre da oportunidades para que las cosas se repitan, pero quizás no seamos nosotros los que lo volvamos a ver.

Deja un comentario

avatar
  Suscríbete  
Notificarme sobre