Estos días, coincidiendo con los Juegos Olímpicos de PyeongChang, se ha celebrado en la estación Welli Hilli, en  Hoengseong, también en Korea, a una hora de PyeongChang, un campeonato de esquí para robots con un premio de 10 000 $ para el ganador. El reto consistía en bajar una pista de 70 m con un trazado marcado. Los prototipos de robot esquiador tenían que medir al menos 50 cm, tener articulaciones y ser capaces de bajar a través de dicho trazado con puertas.

Ocho equipos de distintas universidades se han presentado y los resultados indican que, aunque algunos esquían bastante bien e incluso van pertrechados con una especie de ropa de esquí para hacerlo más real, todavía estamos lejos de tener un campeón robot.

 

Podéis juzgarlo vosotros mismos. Tiene bastante mérito pero lo suyo no es el esquí y de momento tendrán que bajar el listón, dejarse de Hirscher y Shiffrin y medirse con un debutante y poco más.  En cualquier caso, es bastante gracioso e indica que en un futuro no muy lejano quizás sí que serán mejores que nosotros:

En esta ocasión, el ganador de la medalla de oro ha sido el robot esquiador Takewon V, que aquí vemos sin la indumentaria de esquiador: