Cuando tras observar el listado de estaciones abiertas para las fiestas de Navidad se aprecia que sólo tres de ellas, y una de éstas es nórdica, permanecen cerradas para la práctica del esquí, sólo podemos que frotarnos los ojos y mostar nuestra alegría, ya que se avecinan una Navidad blanca, pero muy blanca. De hecho, a excepción de Lunada en la Cordillera Cantábrica, Valdesquí en el Sistema Central y Puerto de la Ragua, de esquí nórdico, el resto de estaciones de esquí están abiertas para el disfrute del esquí.

Tendrán mayor o menos espesor de nieve, pero sus instalaciones están abiertas para esquiar. De hecho, hay cuatro centros invernales que superan el metro de nieve, y tres de ellas están en Aragón: Astún, Candanchú y Formigal; la otra es Baqueira Beret,  estación que puede presumir de decir que dispone de todo su dominio esquiable abiertoi al servicio de los esquiadores que lo quieran esquiar: 105 pistas y 152 kilómetros esquiables.

La otra estación que dispone de todo su dominio abierto es Boí Taüll, con sus 43 pistas y sus 45 kilómetros esquiables, sin olvidarnos de Tavascan.

No obstante, para disponer de una información más actualizada y detallada, no dejéis de consultar la web de ATUDEM.