¡Comienza el Campeonato del Mundo de Esquí Alpino de St.Moritz (Suiza)!

Llega la cita del año más esperada a nivel  de esquí alpino: el Campeonato del Mundo de Esquí Alpino que se disputa de nuevo en la estación de St.Moritz (Suiza), y que toma el relevo de la pasada edición del Mundial, la que tuvo lugar en Vail / Beaver Creek 2015.

Tomarán parte en la competición un total de 589 esquiadores, 360 hombres y 229 mujeres, de 76 países diferentes, entre los que se encuentran los españoles Joaquim Salarich y Juan del Campo. Estos esquiadores tomarán parte en un total de 11 eventos, 11 pruebas, entre las que se halla la de equipos, que no se disputa en la Copa del Mundo y en la que hombres y mujeres luchan bajo la misma bandera.

Entre los máximos favoritos a la victoria final, los dominadores de la general de la Copa del Mundo, Marcel Hirscher y Mikaela Shiffrin, a los que se suma una larga lista de nombres en mujeres y hombres, entre los que ocupa un lugar destacado la presencia de Lara Gut. La que fuera considerada niña prodigio del esquí alpino, y vigente defensora del Globo de Cristal de la general de la Copa del Mundo de Esquí Alpino, corre en casa y quiere ganar por fin una medalla de oro en la será su quinta presencia en un Mundial de Esquí Alpino.

En hombres habrá que estar atentos a las evoluciones de los esquiadores que más nos han hecho disfrutar en lo que llevamos de temporada, como son Henrik Kristoffersen, Alexis Pinturauult, Felix Neureuther, Manfred Moelgg, Aleksander Ander Aamodt, Dominik Paris o Peter Fill, dando por hecho la idiosincrasia propia de un Campeonato del Mundo, competición en la que siempre aparece algún ‘outsider’ y en la que algunos de los triunfos en el torneo de la regularidad no logran rendir bien en una cita tan especial como en la Copa del Mundo.

Y en categoría femenia habrá que seguir las evoluciones, al margen de las mencionadas Lara Gut y Mikaela Shiffrin, a dos de las sorpresas de esta temporada Sofia Goggia e Ilka Stuhec, además de las habituales como Tina Weirather, la ya no tan sorprendente Wendy Holdener, Tessa Worley o Vernika Velez Zuzulova, con permiso de la estrella de Lindsey Vonn. La norteamericana, felizmente recuperada de la lesión del brazo, ya ha vuelto a competir e incluso ya ha logrado una victoria en la Copa del Mundo. Sabiendo de su profesionalidad, a buen seguro que llega a la cita de Saint Moritz con calras opciones de triunfar en las pruebas de velocidad.

Todos estos esquiadores lucharán por abrazar la gloria y por colgarse al cuello unas medallas que fueron diseñadas por el diseñador Alex W.Diggelman y que han sido fabricadas exclusivamente para FIS desde 1952. Cada medalla pesa 137 gramos.

Pin It on Pinterest

¿Te apuntas al Newsletter?

¿Te apuntas al Newsletter?

 

¡Gracias por suscribirte!