9 clubs de esquí nos cuentan cómo está el mundo de la nieve
PUBLICIDAD

9 clubs de esquí nos cuentan cómo está el mundo de la nieve

¿Cómo está el mundo de la nieve? ¿En qué situación están los clubs? ¿Qué perspectivas de futuro prevén? Solo Nieve habla con los responsables del Club Esquí Val d’Aran, la Associació Esportiva Pallars, La Molina Club d’Esports, el Club Esquí Llívia, el MAF Esquí Club, el Esquí Club Telecalp, el White Camps Ski Club, el CEJCA de Jaca y el Esquí Club Candanchú para que nos analicen sus coyunturas. Y el resultado final es más esperanzador de lo que podría parecer…

el mundo de la nieve segun 9 clubs de esqui-fototur
Competición en el Stadium de Beret (Foto: archivo FOTOTUR).

Con el cambio climático amenazando todo el planeta, la COVID-19 restringiendo las relaciones sociales y la competencia entre disciplinas cada vez más acusada, todo indicaría que el futuro del mundo de la nieve se proyecta con un toque de incertidumbre.

Pero ¿es real esta perspectiva? ¿Cómo lo ven los clubs deportivos? ¿Cuál es su estado actual y sus previsiones de futuro? ¿Cómo contemplan la posible candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno Pirineus-Barcelona 2030?

Coincidiendo con el inicio de la temporada, des de Solo Nieve hemos querido buscar respuesta a estas y a otras preguntas. Y no hay mejor manera de hacerlo que con la ayuda de los mismos protagonistas.

Por eso hoy hablamos con los responsables de nueve clubs deportivos españoles que nos dan su opinión al respecto. Y las respuestas, en cierto modo, huyen un poco de lo que parece ser la opinión pública ya que, en líneas generales, la mayoría asegura que su actividad va en auge y visualizan un futuro esperanzador.

No obstante antes de desgranar estas opiniones, presentaremos a las entidades que han colaborado con nosotros para contextualizar un poco la situación de cada una de ellas y, a su vez, empezar a crear un mapa general de la situación.

Club Esquí Val d’Aran

El Club Esquí Val d’Aran (CEVA) es una entidad aranesa centrada en el esquí alpino y el freeride que actualmente cuenta con unos 600 asociados. La mayoría de ellos tiene entre 4 y 15 años, pero también hay juveniles y personas mayores.

ceva-club-esqui-val-daran-genera-2020
Fotografía de grupo del Club esquí Val d’Aran (Foto: CEVA).

Associació Esportiva Pallars

Con sede social en Sort (Lleida), la Associació Esportiva Pallars (AEP) tiene una rama de esquí, pero también una de kayak y otra de montañismo. Con 1.300 socios, engloban tanto familias como personas individuales y hasta «socios fantasma».

ae-pallars
Preparando un entreno (Foto: AE Pallars).

La Molina Club d’Esports

La Molina Club d’Esports (LMCE) tiene 400 socios, básicamente familias de la Cerdanya (Girona) y de segunda residencia con hijos de entre 4 y 20 años, y se dedica a formar jóvenes esquiadores en la modalidad del esquí alpino (en su faceta competitiva) y esquí de montaña. También organiza carreras de todas las categorías (alevines, infantiles, FIS y másters) y de las dos disciplinas. Se mantiene activo durante todo el año con grupos de preparación física anual y salidas mensuales de pretemporada.

la-molina-ce-22042021
Fotografía de grupo del La Molina CE (Foto: La Molina CE).

Club d’Esquí Llívia

El Club d’Esquí Llívia, también de la Cerdanya, incluye muchos de los deportes relacionados con la nieve: desde el esquí y el freeride hasta las raquetas de nieve, con todo el abanico que hay entremedio. Se fundó en 1998 y actualmente tiene casi 300 socios: unas 100 familias y una docena de amantes del esquí y de la nieve que se han unido de forma individual.

club-esqui-llivia-grup
Miembros del Club esquí Llívia en Porté-Puymorens (Foto: Club Esquí Llívia).

MAF Esquí Club

Entidad de referencia en la Cordillera Cantábrica, el MAF ha dedicado casi toda su vida a la competición y a la enseñanza del esquí alpino, y ahora ha fundado su propio Club de Esquí o Familia deportiva (como les gusta referirse a la suma de todas sus familias) para llenar los vacíos que se han ido encontrando por el camino.

Su objetivo es fomentar la enseñanza y el aprendizaje del esquí como valores de convivencia y educacionales, y sobre todo impulsando las relaciones personales y familiares. Su base es la enseñanza del esquí alpino en todas sus modalidades, y lo complementan con el fomento del deporte entre los niños y la formación de corredores de élite. Así, sus 180 deportistas pueden participar en equipos de iniciación, grupos de recreo, grupos de competición, grupos de máster, grupos de participación para la formación de técnicos deportivos o guarderías de nieve.

MAF-club
Fotografía de grupo del MAF (Foto: MAF).

Esquí Club Tecalp

Con sede en la Snowzone de Madrid, el Tecalp es un club exclusivamente de competición que viaja cada fin de semana. Cuenta con 150 socios de entre 3 y 75 años, todos ellos con sus respectivas licencias deportivas, que compiten a diferentes niveles. Su filosofía se centra en ver el esquí no como un medio turístico, sino como un medio deportivo.

club esqui-tecalp
Salida a los glaciares de los Alpes para entrenar y competir. Imagen de archivo. (Foto: Tecalp).

White Camps Ski Club

Emplazado en Sierra Nevada, es básicamente un club de esquí alpino de competición, aunque el año pasado abrió una línea de boardercross (en la que obtuvo buenos resultados), y el año que viene tiene previsto abrir una de Ski Cross. Actualmente tiene 85 socios, muchos de ellos familias al completo.

white camps
Integrantes del White Camps en podio (Foto: White Camps Sierra Nevada Facebook).

CEJCA

Con sede en Astún, el Club de Esquí de Jaca es un programa de Integral Esquí que entrena a deportistas de todo el país. Tiene muy diferenciadas la parte de la competición, que ahora cuenta con una veintena de familias asociadas (todos los hijos de las cuales participan en el programa especial de Esquí estudio que se realiza en el colegio de Escolapios de Jaca), y la lúdica, mediante la cual ofrecen cursillos de esquí en Candanchú.

club esqui jaca
Fotografía de grupo del CEJCA (Foto: Facebook CEJCA).

Esquí Club Candanchú

Se trata de un club enfocado básicamente a la actividad social, aunque el 30% de los socios se dedica a la competición. Organizan cursillos y otras actividades para los padres, y tienen un grupo de 25 niños con Síndrome de Down para quienes están organizando actividades con la vista puesta en los Special Olímpics.

En 2019 tenían casi 450 asociados, el 80% de los cuales procedentes de Madrid, el País Vasco y Navarra. Pero desde entonces han tenido alguna baja, sobre todo a raíz de la pandemia.

candanchu esqui club
Una de las fotografías de grupo del Candanchu Esqui Club (Foto: Candanchu Esqui Club).

Así está el mundo de la nieve según 9 clubs de esquí

En este contexto, igual que el Esquí Club Candanchú, otros clubs coinciden en que últimamente han sufrido un descenso en el número de asociados, o al menos un estancamiento. Puntualizan que el coronavirus ha distorsionado un poco su evolución, motivo por el cual no se pueden tomar los últimos años como referencia. Esperan empezar el período de recuperación esta misma temporada y de hecho, todos aseguran que su estado actual es bastante bueno.

Des del CEJCA, Román cuenta que el número de cursillos ha bajado mucho porque «ha aumentado mucho la competencia». No obstante, añade que «en competición más o menos nos hemos mantenido». Asegura que «la estructura del club se mantiene estable y fuerte, sin embargo, hay que decir que falta gente para trabajar» (aunque su parte de competición está profesionalizada al 100%).

María Astorgano, del MAF, asegura que están «en un momento dulce, con familias involucradas sin las cuales nada sería posible». Considera que son «afortunados» porque «por una vez en la historia de España, la pandemia ha hecho que nuestro deporte sea una de las vías de escape de las ciudades y la acumulación de gente. Las familias han elegido para su tiempo de ocio la montaña en todas sus versiones, y en concreto el esquí alpino». Y gracias a todo el trabajo que hicieron online con los niños durante el confinamiento, han aumentado «notablemente» el número de deportistas.

el mundo de la nieve segun 9 clubs

Estadio de competición FIS Solell de La Molina (Foto: Ivan Sanz).En la misma línea se expresa Nacho Mellado, del White Camps: «Tenemos la suerte de que desde que empezamos no hemos parado de crecer, sin obsesionarnos con el número de socios porque queremos seguir siendo ante todo un club familiar», dice. Y añade que «ahora mismo creemos que hemos llegado a un punto importante de asentamiento a pesar de ser un club muy joven, con apenas 7 años», aunque «no nos conformamos con lo que tenemos y seguiremos intentando dar lo mejor de nosotros para que nuestros deportistas tengan lo necesario para poder llegar a su objetivo marcado».

También Juanjo de la Torre asegura que el Tecalp es un club «saneado económicamente, en continuo proceso de aprendizaje. Cada año tenemos retos diferentes, objetivos diferentes, deportistas que, o bien son nuevos, o bien tienen objetivos diferentes a los que tenían otros años… Esto nos influye un poco tanto a técnicos como junta directiva para intentar enfocarnos y ser partícipes del objetivo de nuestra gente(…) Tenemos que estar en continuo cambio para adaptarnos a las necesidades de los mismos», cuenta.

Por su parte, el Club de Llívia está «como siempre, con una base sólida como club con más de 10 años de experiencias y vivencias». La Molina Club d’Esports también se encuentra «en un buen momento como equipo de competición, aunque el concepto de club y lo que conlleva parece que en la sociedad actual lentamente se va desvaneciendo». La Associació Esportiva Pallars define su momento actual como «muy bueno». Y el presidente el Club Esquí Val d’Aran, Javi Montes, asegura que «a pesar de la situación actual, estamos en un buen momento, tanto a nivel competitivo como social. Los socios están contentos y los resultados competitivos son muy buenos, porque estamos compitiendo a nivel nacional».

Porte Puymorens-Club Esqui Llivia-21122019

Un grupo de alumnos y profesores del Club esquí Llívia en Porté-Puymorens (Foto: Ivan Sanz)

Trabajando con ilusión

En cuanto al porvenir, Nacho Mellado piensa que «para asegurar un buen futuro necesitamos que se considere nuestra profesión y se regule para que deje de ser tan incierta y realmente se valore como en otros países».

Desde La Molina Club d’Esports creen que tienen un buen futuro «por la cantidad de niños que empiezan y por el recorrido que históricamente hemos conseguido mantener, aunque tendremos que reinventarnos y evolucionar. Pero ya lo hemos tenido que hacer constantemente hasta el día de hoy». Al Club d’Esquí Llívia también les gustaría seguir creciendo.

Javi Montes cuenta que el Club d’Esquí Val d’Aran ha reforzado la estructura de entrenadores de competición con expectativas de crecer. Eso sí, «siempre manteniendo nuestro formato original de club, que nos reducimos al esquí alpino».

Lionel Pla, presidente de la Associació Esportiva Pallars, también dice que «tiene buena pinta. Tenemos buenos resultados en esquí, tenemos a los niños en Primera Catalana y Primera española de kayak con resultados importantes, estamos organizando cosas y se están creando puestos de trabajo», explica.

El presidente del Esquí Club Candanchú, Tito López, afirma que su situación económica es «buena, o digamos que aceptable», y ve el futuro con optimismo: «Piensa que en 2015 hasta 150 de nuestros socios eran niños y con tendencia a aumentar», recuerda. Y añade que en su caso se han abierto mucho al freeski, «sobre todo con los adolescentes, que a partir de los 16 acostumbran a dejar la competición. A esa edad a muchos les atrae más el mundo del fuera-pista o las actividades en snowparks«.

Por su parte, en la hoja de ruta del MAF hay «mucho trabajo por hacer y puntos que mejorar». Pero ahora están inmersos en un Proyecto del Comité Paralímpico Nacional inclusivo con el objetivo de integrar dentro de su estructura a deportistas con capacidades diferentes. «Estamos muy muy ilusionados y con muchas ganas de conseguir llegar a los siguientes Juegos Paralímpicos con un gran aumento de deportistas de alto nivel», asegura Astorgano, quien también avanza que en 2022 arrancarán su siguiente objetivo como club deportivo, vinculado a la competición, haciendo realidad el binomio deporte-estudios.

alevines-maf-san isidro
Esquiadora del MAF en los Juegos Alevines celebrados en San Isidro (Foto: archivo MAF).

Un futuro calidoscópico

Hablando del futuro del sector en general, las opiniones son un poco más variadas… Desde La Molina Club d’Esports lo ven un poco negro: «El futuro del mundo de la nieve es evidente que está condicionado por los efectos del cambio climático y las esperanzas no son buenas, especialmente en los Pirineos; no obstante al mismo tiempo hay muchas partes implicadas en intentar buscar soluciones y alternativas», dice, por ejemplo, el portavoz de la entidad catalana.

Por su parte, María Astorgano recuerda que son «un motor económico muy importante para los valles de la montaña española». Por esto piensa que «tanto las instituciones públicas como las privadas deberían de apoyar al sector, invirtiendo en mejorar las instalaciones y en hacer realidad la nieve durante más meses».

Nacho Mellado, del White Camps, añade que «para tener nieve hay que conseguir que el mundo sea más sostenible y más consciente de donde vivimos».

Las otras entidades, sin embargo, se muestran mucho más optimistas. Es cierto que Román, del CEJCA, cree que se va a notar un descenso de las licencias y de los deportistas en los clubes. Aun así asegura que «por supuesto, tenemos futuro. Creer que porque está cambiando el entorno vamos a dejar de esquiar, es un error. El deporte, en especial en la montaña, tiene muchísimo futuro. No tengo ninguna duda», sentencia.

Desde Snowzone, Juanjo cree que el futuro «es muy alentador», ya que «el deporte es básico en una sociedad como la actual para poder desarrollar a nuestros niños, para poder realizar actividades en familia…». Opina, sin embargo, que «nuestro deporte se tiene que adaptar a las nuevas tecnologías, que ya están aquí, ya han llegado, y tanto los clubes como los deportes que den con la tecla de las nuevas tecnologías son los que podrán crecer y podrán avanzar mejor».

El presidente del Esquí Club Candanchú también se muestra optimista, más en el momento en el cual «han llegado las noticias de consolidación y confirmación de las dos estaciones gracias a la promesa de ayudas para su apertura». En ese sentido, avanza que su intención inmediata es «fomentar mucho más el esquí entre los residentes de estos valles».

Des del Club d’Esquí Llívia ven el horizonte «en un crecimiento continuo y cada vez más accesible». El presidente del Club Esquí Val d’Aran considera que «precisamente por el COVID, y por lo que suponen los deportes al aire libre, el esquí continuará creciendo». Y de hecho, avanza que ahora ya están detectando más demanda: «Después de un año de incertidumbre volvemos a la normalidad, las familias empiezan a reservar y a hacer previsiones», explica.

Y el máximo responsable de la Associació Esportiva Pallars aún va más lejos: «Yo cada vez esquío más» y añade que «en contra de lo que se está diciendo, cada vez hay más nieve(…) Antes, yo me acuerdo de cuando era monitor hace 30 o 35 años, nunca sabías cuándo empezaría la temporada de esquí. Ahora los datos son muy buenos. Por esto yo lo veo muy bien. Únicamente hace falta mirar estadísticas de lo que se esquía ahora y de lo que se esquiaba antes».

tecalp-snowzone
Pasando puertas en el Snowzone de Madrid (Foto: archivo Tecalp).

Candidatura a los Juegos de Invierno de 2030

Para acabar, no podíamos dejar de preguntar a los clubs cómo contemplarían la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno, de momento con el nombre de Pirineos-Barcelona 2030. Y las respuestas no distan mucho… En resumen, la candidatura está bien valorada, pero con matices: en especial, los catalanes alertan que hay que garantizar que beneficie a todo el territorio y que no acentúe las diferencias entre estaciones.

Desde la Associació Esportiva Pallars, Lionel Pla habla muy claro: «Si se invierte en la Molina y en Baqueira, también hay que invertir en el Pallars. Al final, si tú construyes una pista de esquí en Baqueira, aunque no se hagan competiciones en otros sitios, también hay que invertir en ellos. Porque, si no, estás creando un agravio que se arrastrará durante décadas. Y esto ya pasó con los Juegos Olímpicos del 92″.

Una opinión compartida por los responsables de La Molina Club d’Esports, que creen que la candidatura «puede ayudar a mejorar el sector de la nieve en los Pirineos, sin embargo, hará falta demostrar y convencer de que el proyecto está bien justificado y que beneficia todo el territorio«.

Tito López, del Candanchú Esquí Club, también considera que «serán algo muy positivo para potenciar los deportes de invierno y las infraestructuras de la zona. Nos beneficiaría a todos los valles y muy especialmente al deporte base».

Por su parte, Javi Montes, del Club d’Esquí Val d’Aran, también ve la candidatura muy positiva: «Ojalá se consiga. Por el bien del esquí, de los deportes de invierno y por las comarcas, y por la Val d’Aran en concreto», dice.

Desde la Cordillera Cantábrica María Astorgano añade: “Hay que ser positivo e intentar aunar fuerzas y sinergias entre empresas y estaciones para hacer realidad la candidatura y así hacer ver al resto del mundo que en el Pirineo Español contamos con estaciones con suficiente infraestructura como para acoger este tipo de eventos, consiguiendo que el interés y afición por los deportes de invierno aumenten entre la población española”.

En Llívia creen que son “como un sueño”, igual que Nacho Mellado, que manifiesta: “Para cualquier amante de la nieve vivir algo de esta forma y tan cerca es un sueño. No será sencillo, pero estamos seguros de que, si finalmente se hacen aquí, estarán a la altura de cualquier otro que se haya realizado en otros países con más cultura de nieve”.

Desde Jaca los contemplan como “una iniciativa muy a largo plazo”, y Juanjo de la Torre opina que “es el impulso que necesita la sociedad para poder seguir creciendo”.

estadi-beret-u16-fototur
Competición en el Stadium FIS de Beret (Foto: archivo FOTOTUR).

Deja un comentario