Consejos sobre cómo vestir bien por capas
PUBLICIDAD Billboard
Fotos: Portada: Devraj Bajgain

Consejos para vestir bien por capas

Eso de vestirnos por capas lo hemos escuchado toda la vida. Viviendo en un país con 4 estaciones diferenciadas al año, especialmente en primavera y otoño somos muchos los que nos vestimos como cebollas.

PUBLICIDAD Content_1

Sin embargo, vestirse por capas cuando hablamos de deporte al aire libre es un tanto diferente. La idea es la misma, llevar varias capas de ropa, pero cada una tiene una función concreta y, si queremos que sea efectiva, tenemos que hacerlo bien.

Aunque es algo que puede parecernos sencillo a veces no lo es tanto, así que, vamos a ver con más detalle cómo vestirse bien por capas.

Consejos para vestir por capas

Comenzando por el principio, cuando hablamos de vestir por capas nos referimos, generalmente, a un conjunto de hasta 3 capas, que nos permitirá jugar y combinar para adaptar nuestra indumentaria a las necesidades de cada momento.

El secreto para elegir bien cada capa radica en saber qué función debe cumplir cada una.

PUBLICIDAD Content_2

Primera capa: Transpirar

Cuando hacemos ejercicio nuestra temperatura corporal aumenta lo que provoca que nuestro cuerpo sude para evitar un sobrecalentamiento.

El problema no es sudar -¡eso es sano y natural!- significa que nuestro cuerpo está trabajando. Pero llevar una prenda que no evacue el sudor hará que esta se moje y, con la humedad en contacto con nuestra piel, tendremos frío.

Para evitarlo, necesitamos una primera capa transpirable, que ayude a evacuar el sudor y así nos permita seguir secos a pesar de estar sudando.

Alternativas en el mercado hay muchísimas, generalmente de materiales sintéticos como poliamidas o poliéster pues permiten que la humedad salga al exterior de la prenda manteniendo tu cuerpo seco. Además, otra de sus ventajas es que se secan muy rápido.

PUBLICIDAD Content_3

El algodón, en cambio, es muy absorbente y además tarda mucho en secarse. Eso provocará que, con el sudor, la humedad siga en contacto con nuestro cuerpo.

PUBLICIDAD Mobile_Pos5

Otra alternativa, con materiales naturales, son las prendas de lana merino especialmente indicadas para actividades de baja-media intensidad o en ambientes muy fríos.

Aunque también es muy absorbente, sus características evitan que la sudoración permanezca en contacto con la piel e incluso mojada ofrece un buen aislante.

Además, una de sus peculiaridades favoritas entre los deportistas es que mantiene controlados los malos olores pues es antibacteriana gracias a sus propiedades naturales.

PUBLICIDAD Content_4

Una tercera opción son prendas mixtas que mezclen materiales sintéticos y lana merino, ofreciendo las ventajas de ambas fibras.

Segunda capa: Mantener el calor corporal

En este caso, optaremos por una prenda confeccionada en fibras que eviten la entrada de aire permitiendo mantener nuestro calor corporal.

Es la capa más polivalente, un must en nuestro armario, y posiblemente con la que más jugaremos para adaptar nuestra indumentaria a lo largo de todo el año.

Eso sí, debemos tener en cuenta las diferentes circunstancias. Por ejemplo, si nos pasamos y elegimos una capa que aísle en exceso, nos dará calor, nos hará sudar más, se mojará y nos hará coger frío en vez de mantener nuestro calor.

Por eso, no siempre será necesario llevar una capa intermedia. Cuando hace calor como ahora, por ejemplo, saldremos solo con la primera capa. Sin embargo, cuando hablamos de montaña, sí es recomendable llevar en la mochila una capa que nos aporte un poco de calor para no coger frío cuando acabemos nuestra actividad y para protegernos en caso de inclemencias meteorológicas.

Cuando hace frío, un forro polar técnico no solo te aportará calidez, sino que también colaborará en la eliminación de humedad corporal.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

También son muy funcionales las chaquetas aislantes de materiales sintéticos, porque además de protegernos si las llevamos puntualmente como capa superior, nos aportarán la calidez necesaria cuando hace frío. Además, las hay muy ligeras y que pueden guardarse ocupando apenas espacio.

Para estos casos, encontraréis algunas ideas de chaquetas en el artículo específico de midlayers que también son cortaviento.

Por último, cuando hablamos de temperaturas muy frías, una chaqueta de plumón será nuestra mejor opción como chaqueta intermedia, siempre que no vayamos a sudar mucho pues, si el plumón se moja, perderá sus propiedades aislantes.

En el caso de realizar actividades muy intensas, entonces siempre es mejor buscar una alternativa cálida pero de materiales sintéticos que sigan permitiendo evacuar el sudor.

Tercera capa: Protegernos de los elementos

La capa superior es la que se encargará especialmente de protegernos del mal tiempo y donde la impermeabilidad gana máximo protagonismo, sin olvidarnos de la transpirabilidad.

En este caso, os aconsejamos, de entrada, echar un vistazo al artículo «Impermeabilidad y transpirabilidad: todo lo que necesitas saber», donde respondemos algunas de las dudas más comunes.

De entrada, os diremos que, en términos generales, a mayor impermeabilidad menor transpirabilidad y viceversa. Sin embargo, no significa que tengas que renunciar del todo a una de las características; se trata de encontrar el equilibrio adecuado a tu actividad.

Sobre todo ahora, que vamos de cara al verano, si buscáis una chaqueta exterior para alta montaña, os diremos que os fijéis especialmente en que tenga aperturas para ventilar, generalmente ubicadas en la zona de las axilas.

Pensad que, en caso de elegir un modelo muy impermeable que no ofrezca una buena transpirabilidad, os podréis llegar a sentir como dentro de una sauna.

Otro detalle importante para la montaña es que la chaqueta os ofrezca protección contra el viento, que sea windstoper, porque ya sabréis que incluso en verano el viento puede sorprenderos siendo especialmente frío.

En los últimos años han ganado mucho protagonismo las chaquetas softshell pues repelen el agua pero también son transpirables, lo que es ideal cuando vamos a realizar actividades aeróbicas y nos protegerán en caso de llovizna.

Por su parte, las chaquetas hardshell os ofrecerán mayor protección impermeable y windstoper, pero en detrimento de la transpirabilidad, que se compensará con las aperturas.

Senderismo familia

Qué llevar si voy a practicar senderismo

Ahora que estamos en una época en la que el senderismo y el trekking van al alza, nos centraremos en este tipo de actividad para daros algunos consejos, o ejemplos, más concretos.

Si os estáis preparando para ir a caminar por la montaña, pero sin pensar exclusivamente en el rendimiento, sino más bien en hacer ejercicio pero disfrutando del entorno, sed previsores (bien, eso siempre,  en la alta montaña es muy importante revisar la previsión meteorológica).

En este caso, lo ideal es salir con una primera capa que aporte transpirabilidad para la caminata. Pero, debemos llevar también una capa intermedia que nos aporte algo de calor porque cuando nos detengáis es muy probable que notemos el aire fresco de la montaña y no es conveniente no pasar frío. Una capa intermedia que sea repelente al agua y windstoper sería la prenda ideal.

Si la ruta es de varios días, mejor llevad también una tercera capa que sea impermeable pues posiblemente la acabéis necesitando.

En caso de salir no solo con el objetivo de estar en la montaña, sino buscando un rendimiento deportivo mayor, prescindiríamos de la capa intermedia pero, eso sí, llevaríamos una capa exterior impermeable y ligera que nos proteja en caso de lluvia.

Te recomendamos

Titan Desert 2022
Etape Spain

Deja un comentario