Confinamiento municipal. La trampa total para el sector de la nieve - Solonieve.es
PUBLICIDAD Noticias Mega 1

Confinamiento municipal. La trampa total para el sector de la nieve

Tras el confinamiento comarcal y perimetral en la Cerdanya y el Ripollès, que ha provocado que no haya casi nadie en los destinos de esquí, ahora llega una vuelta de tuerca mucho más restrictiva con el confinamiento municipal en Catalunya. Sí, hasta ahora, si estabas en la zona (éramos muy pocos), podías subir tranquilamente a esquiar. Pero ya no. Ahora solo pueden subir a esquiar los que viven en el mismo municipio donde se encuentra la estación. En algún caso extremo, como el de Vallter 2000 o Vall de Núria, sus municipios tienen menos de 200 habitantes. ¿Cómo puede abrir una estación en estas circunstancias?

Una vez más, cabe distinguir entre estaciones públicas y privadas. Dependiendo dónde juegues, las reglas son muy distintas. Unas se ocupan de ayudar a las zonas donde se encuentran las estaciones, por lo que la rentabilidad no es lo más importante. Pero las privadas, si no ganan dinero, tienen que acabar cerrando. Y como ellas, prácticamente la totalidad de los negocios que viven de estas estaciones. En Catalunya tenemos tres casos: Baqueira, Masella y Port del Comte, las tres con poquísimos habitantes en sus municipios, por lo que su apertura es completamente inviable en términos económicos con un confinamiento municipal.

 

¿Por qué se mantienen abiertas las estaciones?

No tengo una bola de cristal pero las estaciones se enfrentan a dos problemas.

  1. Una estación necesita mantener las pistas para que la nieve aguante y garantizar que todo estará bien cuando pueda volver la gente. No se puede cerrar 10 días y aparecer después «como decíamos ayer». Es mucho más complicado que todo eso. Para mantener estos mínimos, necesitas personal, bastante personal y muchas horas de trabajo.
  2. Has vendido una serie de forfaits y alguna clase de servicio tienes que dar. Las políticas de retorno de forfaits en caso de COVID-19 seguro que tampoco ayudan.

Me pongo en la piel de los dirigentes de estas estaciones y sí, todas pueden permitirse tener abierto con muy poca gente algunos días. Lo hacen los días que hace muy mal tiempo y en épocas de muy poca afluencia. Pero lo de ahora es distinto, con una afluencia desde el puente bajo mínimos, sin apenas Navidasd y viviendo en una montaña rusa permanente. Dependen de las decisiones que toman unos políticos a quienes el sueldo no les va en si aciertan o no. Y que, posiblemente, en toda esta ecuación también están pensando y actuando en clave electoral. Pero ojo, que tampoco tiene que ser fácil tener que gestionar esto a nivel de gobierno. Hay que lidiar con un equilibrio entre la salud, que debe primar, y una economía para la que no tienes recursos. Es decir, hagas lo que hagas, lo harás mal.

Repito, no es nada fácil gestionar esto, pero seguro que puede hacerse de manera que se entienda un poco más por parte de la población y las partes afectadas por las medidas. Porque en muchos casos no podemos asumir que sea posible entrar en una tienda o un centro comercial y no se pueda visitar una estación al aire libre. ¿No es mucho peor estar en la terraza (o aún peor, el interior) de un bar sin mascarilla?

Si se hacen las cosas bien, y creo que al menos en el Pirineo se han hecho bien, con distancia, poca gente en las estaciones y restauración solo para llevar o cerrada, ¿por qué tienes que condenar a un sector como el de la nieve? No sé, tengo la sensación que se está dejando de lado a toda esta gente, valles enteros. Como si fueran de segunda categoría. Porque se respetó el verano y las playas, pero parece que el invierno no correrá mejor suerte. Y no quiero ser mal pensado, pero quizás, si en esos valles hubiera mayor número de votantes, quién sabe…

Y con medidas que cambian de un día para otro sin avisar, no sé cómo se puede gestionar una empresa como una estación de esquí, que ya de por sí es un negocio complicado, que depende del clima. Me acaban de confinar municipalmente. No va a venir nadie durante, al menos, 10 días. ¿Fabrico nieve con el gasto que supone? ¿Envío gente al ERTE por si acaso después se alarga? No sé cómo se pueden tomar decisiones acertadas cuando el escenario es tan cambiante, incierto y no siempre sigue una lógica aparente. Y todo ello con la mochila de saber que, de que abras o cierres, dependen infinidad de familias de manera indirecta.

Tenemos aún gente desplazada que finalizará sus vacaciones este domingo, ya que el lunes empiezan los colegios y se volverá a la normalidad total. ¿Y entonces qué? ¿Estaciones fantasma? Si ya casi lo son estos días, imaginemos la semana que viene. Un drama. Más de una estación debe pensar que para estar así, que nos cierren, porque no tiene ningún sentido. Y demuesta que el que lo ha pensado, no ha dedicado demasiado tiempo a ver qué supone o sencillamente, le da igual.

En fin, una vez más, mi más sentido apoyo a todos los que vivís de esto, ya sea directa o indirectamente. Saldréis de esta. Seguramente sin ayuda, pero saldréis. Y a los que mandan, que comprendamos las medidas para que no haya ciudadanos que se sientan de primera y otros de segunda.

 

 

 

Te recomendamos

Titan Desert 2022
Etape Spain

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD Noticias Mega 4
PUBLICIDAD Noticias 1x1