Seguimos con nuestro propósito de ayudaros a elegir bien vuestro material de esquí, y hoy le ha llegado el turno a las botas. Sabemos que es uno de los elementos más delicados, ya que influye mucho ya no sólo sobre la capacidad de esquiar, sino también directamente sobre el confort. De una correcta elección depende que puedas aguantar las horas que desees sobre los esquís, sintiendo que eres tú quien los domina. Nosotros no podemos decirte qué modelo exacto te iría bien, pero sí podemos ofrecerte 10 consejos para elegir las botas de esquí más adecuadas para ti.

Máxima prioridad

Las botas son el elemento más importante de nuestro equipo. Son nuestro nexo de unión con los esquís, a través de ellas recibimos la información de lo que ocurre bajo nuestros pies y transmitimos las órdenes al terreno. Tu disfrute, seguridad y rendimiento dependen de ellas, así que es muy importante dedicar toda tu atención para elegir las más adecuadas.

Autoanálisis

Como con los esquís, lo primero es determinar nuestro perfil como esquiador: nivel técnico, estilo, complexión y forma física. Una bota de competición no tiene nada que ver con una de gama media, ni por comodidad, ni por capacidad de transmisión.

10 consejos para elegir las botas de esquí 3

¿Hombre o mujer?

Ten en cuenta que las botas tienen sexo. La anatomía masculina y femenina son diferentes, y en consecuencia las marcas separan claramente sus colecciones con diseños diferenciados para hombre y mujer. Las de chica son un poco más bajas, suelen tener el talón ligeramente elevado y también suelen contar con una mayor protección térmica.

Prestaciones vs. confort

Precisión o comodidad, dos cualidades opuestas que, sentimos adelantarte, no podrás conseguir al 100%. Cuanto más dura y estrecha sea una bota, mayores prestaciones ofrecerá, pero también será más fría e incómoda. Las botas de competición, por ejemplo, sacrifican aislamiento y acolchado en beneficio de una mejor transmisión. ¿Cuánto estás dispuesto a ceder en eficacia para ganar en comodidad? Esa decisión es solo tuya, pero piensa en ello antes de dirigirte a la tienda, y ten claros tus objetivos. Si no sabes lo que quieres, es más fácil que acabes con unas botas que no sean las más adecuadas para ti.

Talla

Lo de elegir una talla más de la que nos corresponde es un tópico y un serio error. La bota debe ser exactamente de la medida que nos corresponda, ni menor –obviamente- ni mayor. Si nos viene grande, no tendremos el control necesario de los esquís, con lo que aumentará el riesgo de caídas y lesiones. Como norma general, los dedos deben tocar la punta cuando estemos de pie, retirándose lo mínimo hacia atrás cuando flexionamos.

10 consejos para elegir las botas de esquí talla

Acude al especialista

Si para elegir los esquís el consejo del experto es importante, en el caso de las botas es decisivo. Una bota equivocada afecta a nuestro nivel de esquí, pero también es sinónimo de incomodidad, molestias, frío e incluso dolor. Hay verdaderos especialistas, con mucha experiencia en problemática de ajuste pie-bota, capaces de satisfacer a los clientes más exigentes y los pies más complicados.

Prueba diferentes marcas

Modelos similares calzan distinto, tanto por sujeción como por anchura, dureza e incluso talla. Cuando sepas qué tipo de bota quieres, pruébate los modelos equivalentes de todas las marcas que tengan en la tienda. Cuantos más, mejor. Tú mismo comprobarás las diferencias entre ellos.

Elige por sensaciones

Es la regla de oro para comprar unas botas. Si de todas las que te pruebes, la que mejor feeling te transmite es la más fea, no lo dudes: ésa es la que te debes quedar. La bota, más que ningún otro elemento del equipo, se tiene que elegir con el tacto, no con la vista.

Personalización

La personalización es el último paso para conseguir que las botas se adapten perfectamente a nuestra anatomía. Casi todas tienen alguna posibilidad de ajuste, tanto exterior como interior, suficiente para la mayoría; pero puedes llegar al extremo de deformar la carcasa o hacerte un botín de inyección. Al fin y al cabo, de lo que se trata es de conseguir un molde lo más perfecto posible de los pies. Es muy aconsejable que te hagas una plantillas a medida y sustituyas las originales.

10 consejos para elegir las botas de esquí 2

Mantenimiento

Con muy pocos cuidados conseguimos mantener nuestras botas en buen estado y durante mucho tiempo. Se trata, simplemente, de dejarlas en un lugar calentito y seco después de esquiar, de guardarlas con los ganchos cerrados al mínimo para que no se deformen y de revisar periódicamente el desgaste de la suela (muchas incorporan un taco de goma reemplazable en el talón).

Desafortunadamente, estos consejos para elegir las botas de esquí, no son una ciencia exacta, por lo que dependerá de ti, y solo de ti, estar atento a tus sensaciones cuando vayas a comprarlas, ser fiel a ellas, y no dejarte encandilar por algún otro modelo que, pese a no resultarte tan adecuado, te sea más atractivo.