Consejos y normas para la práctica del esquí
PUBLICIDAD

Consejos y normas para la práctica del esquí

Con la nueva temporada de esquí a la vuelta de la esquina (¡el día 20 ya abre Porté-Puymorens!) no viene mal recordar el folleto de medidas de seguridad para la práctica del esquí y el snowboard que editó la Guardia Civil hace ya un par de temporadas.

Además, el folleto también facilita algunos consejos a seguir en pistas y/o en caso de accidente, al igual que recuerda algunas normas de convivencia y seguridad ciudadana.

Aunque aquellos que llevamos años esquiando y lo hacemos de forma continua ya estamos muy familiarizados con su contenido, lo cierto es que la primera vez que vas a unas pistas de esquí puedes sentirte algo perdido.

Los nervios por estar por primera vez en la nieve pueden jugar malas pasadas y la extrema emoción ya sabemos que, en la gran mayoría de ocasiones, es una mala consejera.

Por eso, ya en su día aplaudimos la iniciativa de lanzar este folleto de medidas de seguridad para la práctica del esquí. ¡Y no solo para los principiantes! Todos tenemos cosas nuevas por aprender, y muchas que nos deben recordar.

Folleto de medidas de seguridad para la práctica del esquí y el snowboard

El folleto, realizado en tamaño DNI para poder llevarlo en la cartera, divide los consejos en 5 áreas: Prevenciones en general, clasificación de pistas, fuera de pista, en caso de accidente y seguridad ciudadana.

Las diferentes áreas ofrecen consejos, normas o información importante a tener en cuenta.

Folleto seguridad esqui Guardia Civil_1 Folleto seguridad esqui Guardia Civil_2

Sin embargo, para aquellos que van a tener un primer contacto con el mundo de las pistas de esquí, puede resultar algo abrumador y mucha información.

Por eso, vamos a intentar explicarlo de la forma más clara posible, teniendo en cuenta en qué momento podéis encontraros con cada situación.

Eso sí, por si queréis llevarlo a modo de recordatorio, podéis descargarlo en la web de la Guardia Civil.

Consejos, normas e información útil para ir a esquiar

Llegamos a las pistas

Una vez salgáis del hotel, o casa, en dirección a la estación de esquí con vuestro material correctamente cargado en el vehículo, lo primero que podéis encontraros es el concurrido tráfico de las pistas.

En algunos lugares puede parecer incluso caótico, pero mantened la calma. Limitaos a seguir por vuestro carril, y estad pendientes a las indicaciones del personal. Ellos os dirán hacia dónde dirigiros y dónde aparcar.

Con el coche aparcado, no os dejéis llevar por la emoción y cometáis errores innecesarios.

En cuanto a vuestra equipación, tened en cuenta que la temperatura de la base (o el parking) y las pistas a cotas más altas (o el telesilla) puede ser muy diferente. No os dejéis engañar si abajo tenéis hasta “calor”, porque cuando subáis al remonte y os encontréis en la cima del mundo, podéis arrepentiros.

Además, antes de alejaros comprobad que no habéis dejado nada de valor a la vista, y que habéis apagado las luces. No os hará ninguna gracia volver para comprobar que os habéis quedado sin batería.

Evidentemente, tampoco os olvidéis de cerrar el coche y guardar la llave en un lugar seguro.

Antes de empezar: material y consejos

Tened en cuenta que el esquí es un deporte de velocidad y riesgo. Por eso, además de los esquís, las botas y los palos, es importante que llevéis casco, unas gafas con la protección adecuada y que uséis protector solar.

ropa de esquí Reforcer

Con todo a punto, y con los esquís en mano, tened en cuenta su tamaño. Al moveros, id con cuidado no saquéis un ojo a nadie. Si no os veis capaces de llevarlos de forma segura sobre los hombres, cogedlos firmemente con una mano en posición vertical. Así evitaréis hacer daño a alguien. Eso sí, agarradlos por las fijaciones, no por el lateral del esquí, si se separan los cantos puedes llegar a cortar muchísimo, y hacedlo con los guantes puestos.

Por otro lado, vosotros sois responsables del material, por lo que nunca lo dejéis en una zona de tránsito de esquiadores. Todas la estaciones tienen mobiliario destinado a dejar los esquís, usadlo.

Si nunca habéis esquiado, o vuestro nivel es muy básico, lo más recomendable es contratar los servicios de un profesional. Lo mismo debéis hacer si queréis mejorar vuestro nivel para poder acceder a pistas de mayor dificultad.

Lo que no debéis hacer jamás es adentraros en una zona que supera vuestras capacidades, ya sea por el desnivel, el estado de la pista o el clima.

Para aquellos que no vais a la estación para esquiar, sino para disfrutar de la nieve, debéis saber que deslizarse con plásticos es altamente peligroso.

No os permite controlar la dirección ni la velocidad por lo que podéis acabar haciendo mucho daño a otro usuario y a vosotros mismos.

Por otro lado, si lo que queréis es disfrutar con trineos, informaros en la estación. Muchas tienen zonas habilitadas para ello, pero jamás en las pistas donde están los esquiadores.

¡A esquiar!

Superados los trámites previos, llega el momento de ir a esquiar, después de un calentamiento previo de la musculatura.

No os asustéis con los remontes. Cuando lleguéis al telecabina, telesilla o telesquí, seguid las indicaciones del personal de la estación. Ellos os ayudarán en lo que necesitéis.

Una vez arriba, hay unas normas básicas que debéis tener en cuenta esquiando por las pistas.

En primer lugar, tened en cuenta que la preferencia la tiene siempre el esquiador que va por delante. Por eso, debéis prever sus movimientos para evitar colisiones.

También es muy importante incorporarse a la pista con cuidado. Eso significa que, antes de arrancar desde vuestra posición, debéis mirar arriba y abajo para aseguraros de que no interrumpiréis la trayectoria de nadie provocando un accidente.

Si tenéis que deteneros a tomar aliento o esperar a alguien, no lo hagáis nunca en cruces, pasos estrechos o lugares con poca visibilidad.

No os quitéis los esquís en pista. Pero, en caso de necesidad, si tenéis que moveros a pie hacedlo siempre por el borde de la pista.

Al igual que debéis tener cuidado con el resto de esquiadores, también debéis tenerlo con otros obstáculos y peligros, ya sean naturales (piedras, árboles, etc…) o de la estación (pilonas, cañones de nieve…).

Debéis acomodar la velocidad a las circunstancias, bajando más despacio cuando sea necesario (si hay mucha gente en pista, en zona en las que indican explícitamente que se reduzca la velocidad, cruces…).

¿Qué hago si hay un accidente?

En primer lugar, lo mejor es señalizarlo para que otros usuarios lo vean y evitar una nueva colisión. Para ello, clavad los esquís en la nieve en forma de X (en vertical).

señalizar accidente esqui

Si la caída es de consideración, avisad al servicio de pistas mediante otros esquiadores o llamando al 112.

Si el esquiador accidentado lleva casco, jamás se lo quitéis, aunque él lo pida.

Por otro lado, si habéis presenciado el accidente, facilitad vuestros datos al personal de la estación por si fuera necesario localizaros en un futuro para testificar sobre lo ocurrido.

Esquiar fuera pista

La práctica del esquí fuera pista es altamente peligrosa por lo que es muy importante seguir ciertas medidas de seguridad.

Para empezar, olvidaros por completo de salir fuera pista si sois principiantes.

Si sois esquiadores con experiencia, no os vayáis a zonas que no conocéis. Cada vez es más habitual encontrar servicios de guías para hacer esquí fuera pista. Contratad uno y evitaréis sustos.

Aunque conozcáis la zona, antes de salir de las pistas balizadas informaros sobre las condiciones de la nieve y el nivel de riego de alud para esa zona y ese día.

recco esqui fuera pistas

Por supuesto, llevar ropa con sistema RECCO, localizador electrónico de víctimas de avalancha, siempre es un plus en seguridad y también es necesario llevar otro elementos de seguridad como un detector de víctimas de avalancha, pala, sonda…

Por otro lado, es importante no practicar esquí fuera pista en solitario y, antes de salid, programad bien el itinerario y calculad el tiempo. No querréis encontraros de noche perdidos por la montaña. Si estáis en un punto en que vuestra pasión es el esquí fuera-pista, os recomendamos echar un vistazo al artículo sobre 6 reglas de oro para esquiar el backcountry.

Clasificación de las pistas por su dificultad

Por último, si no estáis familiarizados con el significado de los colores asignados a las diferentes pistas, éstos corresponden al nivel de dificultad de éstas, atendiendo a diferentes factores.

Para que no cometáis un error que os pueda salir caro, aquí os los volvemos a aclarar:

Verde – pistas fáciles o para principiantes

Azul – pistas fáciles o intermedias

Rojas – Pistas difíciles

Negras con un rombo – pistas muy difíciles

Negras con dos rombos – solo para expertos

Naranja – en naranja se marcan los itinerarios

Deja un comentario