Increíble, pero cierto. Siempre hemos dicho por activa y por pasiva que con los aludes, con las avalanchas no se juega, que por más que parezcan controlados, que avanzan poco a poco, lo hacen a una velocidad de vértigo y si uno se descuida puede ser víctima de su voracidad.

Ésta fue la situación en la que se encontraban un grupo de esquiadores en la cuna del freeride, en la estación francesa de La Grave. El vídeo no es nuevo, es de marzo del 2015, pero ahora ha alcanzado una gran difusión después de la emisión del The Weather Channel.

En el vídeo puede verse con claridad como un grupo de esquiadores y snowboarders se detiene y ve como en la montaña que tenían en frente se desata un alud. En vez de poner tierra de por medio, deciden quedarse a contemplar lo que sucede y cuando quieren reaccionar ya es demasiado tarde. Por fortuna sólo se apodera de ellos la nube del alud, en un despiste que podría haber sido mucho más grave.

Acciones como ésta deben servir de aviso para situaciones similares que puedan producirse a lo largo de esta temporada.