Cuento de navidad. Los paraísos de Jordi.
PUBLICIDAD Billboard

Un paraiso de powder.

Llegamos muy pronto. Era la ventaja de ser malos universitarios. Por la noche había caído un palmo. La predicción del hombre del tiempo se había cumplido. El parking estaba desierto, pero el teleski ya estaba en marcha… quedaban diez minutos para abrir.

PUBLICIDAD Content_1

Toni y yo estábamos encantados, era la primera vez que subíamos de «escaqueo» pero a la vista de todo lo que había caído y el solazo que hacía, estábamos en modo «arrepentimiento cero.»

Mientras sacábamos trastos del coche y nos poníamos las botas, nuestra conversación giraba solo alrededor de lo que íbamos a hacer ese día, que pistas desvirgar y en que bar íbamos a tomar el bocata. Cerrado el coche y las llaves debidamente depositadas en la cazoleta del amortiguador delantero derecho, Jordi dijo -Vamos a hacer paraísos-.

Toni le contesto incrédulo ¿Cómo? ¿Paraísos? ¿Que quieres decir?

-Venid, arriba os lo explico.

PUBLICIDAD Content_2

Subimos por el empinado tele-arrastre. A ambos lados la nieve recién caída hacia delicias en mi pensamiento y por el momento nadie la había tocado. Por algo habíamos llegado los primeros de un día entre semana.

Cuando llegamos arriba y nos dimos la vuelta, solo se veía nieve virgen a nuestros esquís. Ni una sola traza… la nieve brillaba bajo el sol de marzo. Allí donde miraras, salían destellos de la capa recién caída.

Arriba de todo, sin prisa alguna, miramos los tres hacia abajo, en silencio. A nuestros pies teníamos la pista, el fuera pista, el bosque más abajo, las montañas del otro lado del valle… nuestros pensamientos fueron cortados por Jordi con voz solemne… -Cada giro que deis en esta nieve sin tocar, cada linea que tracéis, esto es el paraíso-.

-Osti Jordi….- dijo Toni.

PUBLICIDAD Content_3

Yo, feliz, contesté… -Pues vamos a hacer paraísos-.

PUBLICIDAD Mobile_Pos5

Y salimos los tres montaña abajo.

El nombre se nos quedó para siempre. Aun hoy en día, entre Edu, Pitufo, Toni y yo, cuando tenemos una pala de nieve virgen bajo nuestros esquís, sin trazas por delante, nos miramos y sin decirnos una palabra, en nuestro interior oímos la voz de Jordi, «venga, vamos a hacer unos paraísos….»

Y es que esquiar, es el paraíso…

PUBLICIDAD Content_4

Dedicado a Jordi Creus, allí donde estés.

Te recomendamos

Titan Desert 2022
Etape Spain

6 comentarios en «Un paraiso de powder.»

  1. Pues sí. Yo también hice sesiones de mal universitario y también tuve algún día entre semana de «hacer paraísos».
    Bonito cuento de navidad. Felices Fiestas y mucho frío a toda la familia Solo Nieve.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.