¿Demasiado esquí? - Solonieve.es
PUBLICIDAD Noticias Mega 1

¿Demasiado esquí?

Este fin de semana ha sido intenso. ¿Demasiado? No sé, decir demasiado cuando se habla de esquí siempre cuesta un poco porque uno vive con la sensación de que esquía menos de lo que querría, pero la verdad es que ha habido esquí a todas horas.

La jornada del sábado empieza pronto, más pronto de lo habitual. Toca entreno en Masella y podremos entrenar hasta las 11 en la pista Davallada. Hay que madrugar y ganar unos minutos al día para que ese rato pueda cundir un poco más. Resumen, a las 8:30 en pistas a punto para subir. Llevamos ya más de media temporada de esquí y el despertador cuesta un poco de gestionar, pero lo apagas, piensas en ese trazado que te espera y saltas de la cama como si tuvieras un muelle. ¡Vamos!

A las 8:30h ya estábamos en la base de Masella así, a punto

 

Hace calor y decido que es el día de probar esa camiseta Mico de la RFEDI que tengo en casa. A ver si me transmite algo… Pues poca broma, que salió un entreno redondo, con unas sensaciones buenísimas que luego se vieron corroboradas por el mister. Y si el mister te dice que vas bien, vas bien. Porque Manel no se prodiga en elogios gratuitos. Y últimamente todos hemos oído alguno que otro.

 

 

Y cuando acaba el día, empieza la noche. Uno en principio tiene bastante con el día, pero cuando te lían, te lían. Te atas la manta a la cabeza, vuelves a cargar esquís y para arriba otra vez, que con una mañana no tenemos suficiente. En esta ocasión, el CANM-C organizaba una sesión nocturna con los niños y ya sabemos que esto de esquiar de noche siempre apetece a los más pequeños de la casa.

Y como aquí siempre vamos pronto, llegamos un poco antes de que abran. Todavía hay luz y de hecho, las primeras dos bajadas son con algo de luz natural.

 

No todo va a ser racing. A veces apatece coger el hermano más polivalente, los Deacon 76. 

 

Y llega la noche. Temperatura perfecta, poca gente y dos horas de esquí que pasan volando. Unas bajadas por Davallada y luego a hacer un poco el ratón y practicar cosas a Pletes, donde siempre estás solo bajando.

Por la noche hay gente sin gafas, algunos con simples gafas de ver, otros con gafas de seguridad,… La verdad es que nada de esto es adecuado para disfrutar de una buena jornada de esquí nocturno en Masella. Si te gusta venir a esquiar de noche, coge una máscara con la lente transparente y, si no tienes, con una clara, de categoría 1, verás perfectamente. La iluminación es muy buena y no te faltará luz.

Esta lente deja pasar el 46% de luz y permite ver perfectamente. Es la lente más clara de la gama Prizm de Oakley, la Hi Pink Iridium. Ideales para luz plana y muy correctas para esquiar de noche.

 

Foto de familia del CANM-C

 

Y tras la jornada nocturna, el esquí no acaba. Como al día siguiente hay carrera, ¿habrá que preparar los esquís, no? Venga, un poco más de «esquí». Ay, que nos empacharemos….

Un poco de cantos y aquello que hizo famoso el Sr. Miyagi de dar cera, pulir cera

 

Y llega el gran día, el del examen, que para eso estudiamos, ¿no? Una carrera diferente en La Molina, que no sabíamos muy bien cómo iba a ser. Uno oye la palabra CombiRace y ya se imagina dubbings, peraltes,… Pues sí, imaginamos bien. Y súmale un par de saltos y unas puertas de gigante y tienes el cóctel para una carrera muy divertida. Para la ocasión íbamos seis masters del equipo y Manel, el entrenador. Y, una vez más, madrugón. A las 8.10h estábamos en la base de Roc Blanc. Y todos sonrientes, es lo que tiene este deporte.

Tenemos un entrenador muy cañero y con más experiencia y galones que un general. Cuando entrenas masters se agradece tener un entrenador de tu edad, que comprende las limitaciones que tenemos. Y cuando vio esos saltos, enseguida le saltó la señal de alarma. Unas amables conversaciones con los organizadores y los saltos se acabaron rebajando. Porque no se puede llegar en huevo desde tres peraltes anteriores y entrar en un salto que te despide hacia arriba. Muchos no lo ven, pero él sí. Tenerlo al lado es toda una garantía.

La carrera, diferente y exigente a partes iguales. Pista Solell. Empezaba con unos dubbings que acababan en un primer salto, giro a derecha, dos puertas y entras en unos peraltes. Sales de los peraltes, unas puertas en el muro y de nuevo, peraltes. Estos ya se cogen a más velocidad. Sales de los peraltes y llegas al segundo salto. Es salir del salto y empieza el muro. Las piernas empiezan a sacar chispas y falta lo peor, el muro final. Las últimas puertas son muy exigentes y si no vas alto de línea pillas por todos lados. Total, un minuto largo de carrera intenso pero muy divertido.

Así empezaba la cosa

La carrera se alargaba. Muchos dorsales y un trazado largo. Pero reina el buen ambiente y la verdad es que se hace muy ameno.

 

¿Y cómo fue? Personalmente, me salió una buena primera manga, con un quinto puesto y alguna opción para la segunda. Porque fuera de Jordi Muñoz, que juega en otra liga y sigue siendo el rey, el resto estábamos más o menos ahí. Pero en la segunda, cuando iba bien y rápido, perdí un esquí en una escaleta en el muro final. Moraleja, hay que apretar un poco más las fijaciones.

 

Las que volvieron a salirse fueron las chicas, Angel y Olga, que allí donde van, arrasan casi sin despeinarse. Un lujo tenerlas en el equipo. Y al resto, gracias por estar y hacer que lo pasemos tan bien.

 

Al final, se volvió a hacer tarde. Total, un fin de semana con mucho esquí (nunca es demasiado) y volvemos cansados físicamente pero mentalmente con las pilas a tope.

¡El próximo fin de semana más! Vuelve a haber carrera…

Te recomendamos

Titan Desert 2022
Etape Spain

9 comentarios en «¿Demasiado esquí?»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD Noticias Mega 4
PUBLICIDAD Noticias 1x1