Este fin de semana, y es el segundo después de Semana Santa hemos podido ver algo que al menos yo no veía desde hace mucho tiempo, si es que alguna vez lo había llegado a ver. Sí, el parquing de Masella estaba lleno y la estación repleta de esquiadores dispuestos a disfrutar de una jornada de esquí de primavera.

Tradicionalmente, los fines de semana posteriores a Semana Santa son muy tranquilos. Hay muy poca gente en pistas y es un regalo básicamente para los que tenemos forfait de temporada, que vemos recompensada nuestra fidelidad. Pero se nota que esta temporada es distinta en todos los aspectos porque el público ha respondido como nunca a la iniciativa de alargar la temporada. Creo que hablo en boca de mucha gente cuando digo que este año la sensación es de que la temporada no ha acabado. Sigue nevando, hasta esta semana ha ido haciendo frío y la neurona de la playa todavía no ha tenido tiempo de activarse del todo. En cualquier caso, me alegra ver cómo el público responde, cómo se llenan las estaciones que mantienen sus instalaciones abiertas y cómo, aunque sea sólo por una temporada, volvemos a una racionalidad de esquiar cuando hay nieve, dejando de lado el calendario. Sí, porque si los esquiadores suben a pistas, seguro que las estaciones optan por abrir más días y eso siempre es bueno para los que nunca querríamos dejar de esquiar y, por ende, para el sector.

Pues nada, a ver si no es flor de un día y se consolida el esquí de primavera en nuestras latitudes. ¡Muchos lo agradeceremos! Y como el movimiento se demuestra andando, seguiremos celebrando que la temporada sigue en forma de bises y yendo a esquiar a nuestra estación mientras siga abierta. ¡Nos vemos en pistas!

esquí de primavera

También ha habido gente en Ordino este fin de semana, tal como cuenta Álvaro