Los cantos del esquí: Conceptos básicos
PUBLICIDAD Billboard

El canto del esquí: Conceptos básicos

Los cantos son los elementos metálicos que encontramos en el borde inferior del esquí, a ambos lados de la suela. Podríamos decir que son un denominador común en todos los esquís de alpino, las tablas de snowboard y los esquís de travesía.

PUBLICIDAD Content_1

Sin embargo, no los encontraremos en los esquís de fondo, en los de salto nórdico y en los de algunas modalidades hibridas de fondo-travesía y travesía-telemark.

La función de los cantos del esquí

Los cantos definen la geometría del esquí. En el momento de la fabricación, todos los materiales se disponen desde el canto, que actúa a modo de “cimiento” para el resto de elementos, hacia la parte superior.

En consecuencia, la línea de cotas toma como referencia los bordes externos del canto, determinando el radio de giro teórico del esquí.

Esto significa que los diferentes trabajos que realicemos sobre el canto influyen directamente en la línea de cotas. Y partiendo de que el perfil estándar de un canto es de 2 mm de grosor, cualquier modificación puede aumentar o reducir dicho radio de giro teórico.

PUBLICIDAD Content_2

Disquisiciones geométricas aparte, en el uso del esquí sobre la nieve, el canto es el elemento que aporta el control sobre las diferentes maniobras. Controlamos la velocidad y los giros desde el canto.

Sin ninguna duda, unos cantos bien o mal preparados pueden ayudarnos o perjudicarnos en la ejecución de gestos técnicos; por ejemplo, favoreciendo o impidiendo la maniobrabilidad.

Creo que entenderemos mejor estos conceptos cuando hablemos del ángulo del canto y de los trabajos que podemos realizar sobre él.

PUBLICIDAD Content_3

La composición de los cantos de los esquís

El canto está formado por acero y aleaciones que lo convierten en un elemento resistente, a la vez que elástico. En esquís de alta calidad podemos encontrar acero al carbono en proporciones de 0,3 a 0,6, una composición que proporciona una gran respuesta elástica a la deformación del esquí. Pero son más delicados, pues los hace menos resistentes a impactos y tienden a oxidarse con facilidad, a consecuencia de la humedad que retiene el carbono.

PUBLICIDAD Mobile_Pos5

Tipos de canto de esquí

A simple vista sería muy difícil identificar los tipos de canto que podemos encontrar en el mercado, porque la principal diferencia se oculta dentro del esquí.

Es la inserción, la parte que se encuentra justo entre la suela y el núcleo. El tipo de inserción es de gran importancia y su diseño afecta tanto a las propiedades mecánicas del canto como a su comportamiento, en conjunción con el resto de materiales que componen el esquí.

En la forma de la inserción del canto no hay nada “por casualidad”.

PUBLICIDAD Content_4

El ángulo del canto. Conceptos geométricos

Empecemos definiendo dos conceptos: el canto efectivo y el ángulo efectivo.

Canto efectivo

Constituye la longitud de canto que ponemos en contacto con la nieve. Deslizando el esquí en plano sobre la nieve hay poco contacto, mientras que cuando aumenta la inclinación aumenta también la longitud de canto efectivo. En este caso también es determinante la geometría del esquí, especialmente en el caso del rocker: más rocker = menos canto efectivo.

Ángulo efectivo del canto

Es el resultado de modificar la inclinación de la base del canto (el denominado tuning) y del lateral. Por ejemplo, partiendo de un canto a 90 grados, si trabajamos el tuning a un grado y el lateral a dos grados, el ángulo efectivo resultante sería de 89 grados.

La fórmula de cálculo es sencilla: 90+1-2 = 89 (el tuning suma, mientras que el lateral resta).

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

El tuning aplicado en la base del canto (comúnmente denominado “canto plano”) nos aporta maniobrabilidad. Si es muy acentuado, el esquí será fácil de derrapar y pivotar, pero nos va a exigir mayor inclinación para poner la arista del canto en contacto con la nieve.

Por el contrario, si tenemos poco tuning la toma de cantos es más rápida, pero nos va a ser más difícil derrapar o pivotar ya que la arista del canto enseguida estará en contacto con la nieve.

El canto lateral será el que nos proporcione el agarre, en especial sobre nieves duras. Si es muy acentuado tendremos mucho agarre, pero también incide más en la nieve y nos puede resultar difícil “sacar el esquí” del canto. Si es poco acentuado, se reduce el agarre y la incidencia sobre la nieve. El esquí es más fácil de manejar, pero puede darse el caso que, en situaciones de nieves duras, perdamos el control.

En resumen, la combinación del canto lateral y el tuning no pueden ser independientes y sería necesario encontrar la configuración idónea para cada tipo de esquiador e incluso para el tipo de material que utiliza. En la actualidad podemos considerar como estándar o polivalente el ángulo efectivo de 88,5 grados (90+0,5-2).

Quiero despedir este artículo reflexionando sobre el tradicional ángulo a 90 grados. La mayoría de fabricantes de herramientas no contemplan utillaje de 90º para trabajar el canto lateral (excepto en el caso de herramientas de ángulo variable). Podríamos decir que el lateral a cero grados no existe.

Me explico: los esquís comerciales ya vienen con el tuning hecho. Por lo tanto, si hiciéramos el canto lateral con una escuadra de 90 grados (es decir, a 0º), el ángulo efectivo seria obtuso y no agudo, por lo que el agarre se vería demasiado comprometido.

Fijémonos en estos dos gráficos. En ambos casos el ángulo efectivo es de 90 grados, pero el comportamiento del esquí sobre la nieve será totalmente diferente.

Hay casos especiales, como la alta competición o el freestyle (cajones, barandillas…) que requieren otras necesidades que estarían fuera de esta “norma”.

Seguiremos hablando de los trabajos sobre el canto y su mantenimiento en próximos artículos.

Os esperamos en el skiroom.

Un saludo.

Miguel Oviedo Prada

Skiman de Copa del Mundo

Te recomendamos

Titan Desert 2022
Etape Spain

6 comentarios en «El canto del esquí: Conceptos básicos»

  1. Felicidades Solo Nieve, cada vez tenéis una web más completa. Un gran fichaje, Miguel Oviedo es una de las personas que más sabe de preparación de material de España.

    Responder
  2. Hola, soy Quim Frigola y quiero rebatir alguno de los argumentos que presentas:

    En primer lugar, el radio de giro, tal y como lo cuentas, no sirve para nada. Tomemos dos esquis de SL de 165 cm.
    Uno tiene unas dimensiones de 116-65-101, el otro tiene unas dimensiones de 112-65-105. Si hacemos el calculo del radio de giro, sale el mismo, idéntico, de 12,5 metros.
    La geometría es absolutamente distinta y los esquís se comportaran de una manera totalmente distinta.
    Te acuerdas, cuando eras alumno de skiman mio, que hablabamos de angulo de convergencia y angulo de divergencia??
    ——
    Por otra parte, el trabajo en los cantos, influye de una manera minima en la alteracion del radio de giro medido. Por ejemplo:

    Disponemos de un esqui de gigante de 1930 milimetros de longitud en desarrollo y 1785 milimetros de longitud de contacto (medidas tomadas ahora mismo). Sus dimensiones son 92-65-84.
    El espesor de esquis WC de gigante es inferior a los 2 mm. Los esquis de velocidad tienen bastante menos canto que los de SL, no mas de 1,5 mm.

    Haciendo el calculo del radio de giro estático, nos salen 34,62 metros

    Si trabajamos el esquí, el centro no lo podemos tocar. La anchura minima para esquis de GS es de 65 mm ¿de acuerdo?
    Con un canto estrecho, no sería aconsejable rebajar mas de 0,5mm de canto dejando, solo, 1 mm de canto en la suela

    Hacemos el cálculo y el resultado para unas dimensiones de 91,5-65-83,5 es de 35,40 metros
    ——-
    Por último, entre puertas de gigante con una distancia de 28 a 30 metros, para poder hacer curvas redondas, necesitariamos esquis con 14 a 15 metros de radio de giro. Result que un corredor de copa del mundo, sometiendo los esquis a presion, cierra el radio de giro de esos esquis por debajo de los 10 metros.
    ——-

    Estas de acuerdo???

    Saludos

    Responder
    • Me he leído con mucho cariño el artículo y la respuesta. Con todo el respeto, pero creo que me he perdido algo, ya que no veo mucha relación entre la respuesta y el texto original. No veo ninguna incorrección en lo que dice el Sr. Oviedo en este artículo. Sí que es cierto que indica que si modificamos los cantos, se modifica el radio de giro. ¿Pero acaso no es cierto? Sería inexacto si dijera que lo hace en gran medida, pero no es el caso. Por eso me sorprende el comentario de que dos esquís de slalom con cotas distintas y mismo radio se comportan de manera completamente distinta, cuando es evidente que se comportarán distinto, pero ¿tanto? Digo yo, que se comportará completamente distinto un GS o un esquí de free. Pero bueno, al final puede ser una cuestión de criterio subjetivo.

      Me sorprende un poco que, si no voy equivocado, el cálculo del radio está calculado considerando el punto medio como el punto más estrecho del esquí. Ya que el arco de la circunferencia teórica de este esquí lo forman los puntos más anchos de espátula y cola y el más estrecho, el radio será distinto (sí, muy poco, pero si somos estrictos, somos estrictos) si movemos el punto más estrecho hacia atrás, que es lo que ocurre en los esquís que comentas.

      Por otro lado, si a un esquí de 92-65-84 le quitamos 0,5 mm de canto en los extremos, ¿no nos quedará un esquí de 91-65-83?.

      Responder
      • Hola

        La alteracion del radio de giro por el trabajo en los cantos es mínima. Tal y como he escrito en el ejemplo del post anterior, el radio de giro se altera apenas 78 centimetros en esquis de 35 metros de radio de giro medido.

        Te puedo asegurar que el comportamiento de dos esquís con la diferencia de dimensiones que he propuesto y con la misma longitud, es enorme.
        El que de verdad importa en las dimensiones de un esquí, son el Angulo de convergencia y el Angulo de divergencia, ya que son los que de verdad inciden en el comportamiento en la entrada y salida del viraje de un esquí.

        Un detalle: no hay ni un solo esqui del mercado cuyo perfil lateral, que es el que nos da el radio de giro, sea el arco de un circulo.

        Normalmente, los esquis tienen una zona central ( la Zona repetitiva) totalmente recta, que puede variar entre los 4 y los 40 cm de longitud. Por delante y por detras, no son arcos de circulo. En función de la marca, trabajan con desarrollos elipticos o cicloidales.

        El resultado final, es que el perfil que define cualquier esquí se parece lo que un huevo a una castaña a un arco de circulo ya que solo se toman 3 puntos para hacer el calculo ( el más estrecho en el centro, el mas ancho en espatula y cola)

        Seguramente, me exprese mal por lo que respecta a la alteración de los cantos del esquí de gigante.
        Si a un esqui le quitamos (entre los dos cantos) 0,5 mm, nos queda unas dimensiones de 91,5-65-83,5.

        Para concluir, copio/pego el ultimo parrafo del post anterior:

        Por último, entre puertas de gigante con una distancia de 28 a 30 metros y 195 de longitud, para poder hacer curvas redondas, necesitariamos esquis con 14 a 15 metros de radio de giro.
        Resulta que un corredor de copa del mundo, sometiendo los esquis a presion, cierra el radio de giro de esos esquis por debajo de los 10 metros.

        Saludos

        Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.