Durante los meses de invierno, Andorra se llena de actividades para toda la familia, y en especial pensadas para que los más pequeños disfruten de todo lo que el Principado tiene para ofrecerles: aprender a esquiar con Pocoyó, descubrir de cerca el oso de los Pirineos o bajar por un inflable de goma por los toboganes en la nieve. La diversión está garantizada (www.visitandorra.com).

Aprende a esquiar con Pocoyó en Vallnord
Este invierno Vallnord abre las puertas de su Jardín de nieve al conocido personaje infantil, Pocoyó. Con él, los más pequeños podrán aprender a esquiar de forma divertida por las diferentes pistas de Vallnord y vivir muchas aventuras. Además, mientras los más pequeños se divierten con Pocoyó, los niños de más edad podrán disfrutar de otras actividades: en el sector de Arcalís, se sitúa la pista verde más larga del Principado, la Megaverde, de 8 km; además del Family Park, un espacio ubicado en el bosque con circuitos de distintos niveles que se adaptan a las necesidades de cada niño. También podrán descubrir otras actividades como el jump o el muixing (trineos tirados por perros) o el snow skate, una estructura de trineos individuales que se enganchan los unos con los otros en fila india.

La pista temática más larga del sur de Europa y un Snowpark infantil, en Grandvalira
Grandvalira apuesta esta temporada por ampliar las actividades y zonas de diversión para los más pequeños. Su nueva zona infantil Mon(t) Magic se basa en las leyendas de Andorra y cuenta con la pista temática infantil más larga del sur de Europa. Esta nueva zona ofrece a los niños de entre 3 y 10 años, la posibilidad de disfrutar de los bosques nevados donde se encontraran con personajes mágicos como hadas y duendes. Este año, además, también se inaugura un mini snowpark en el Jardín de Nieve de Grau Roig para los más pequeños, donde se podrán iniciar en el mundo del Freestyle con seguridad y con el consejo de profesionales.
Estas novedades se suman a la gran cantidad de propuestas que ya ofrece actualmente Grandvalira, como su circuito Imaginarium, la pista Bababoom, inspirada en el circo, o la su actividad Tubbing, donde con un inflable con forma de donut puedes bajar por toboganes en la nieve.

Actividades más allá de las estaciones de esquí: Palau de Gel y Naturlandia
Quads eléctricos, curling, Ice Laser Combat o Ice Sessions en el Palau de Gel de Canillo. El Palau de Gel de Canillo es el escenario perfecto para disfrutar en familia con actividades que van más allá del patinaje sobre hielo. Este espacio dispone de una zona infantil que abre todas las tardes de los fines de semana de invierno donde los niños de entre 5 y 11 años pueden circular con pequeños quads eléctricos. Entre otras actividades también destacan los partidos de curling para toda la familia, los combates de Laser Combat o el patinaje nocturno en las Ice Sessions.

Descubrir los bosques, los animales y un tobogán de montaña en Naturlandia
Naturlandia es la única estación de esquí nórdico en Andorra, además de un parque temático multiactividad ideal para niños fanáticos de los toboganes, trineos y deportes de aventuras, y donde además se puede aprender sobre animales y la naturaleza, jugando.
El parque de animales de Naturlandia permite que los más pequeños descubran el entorno natural de Andorra con animales repartidos por las diferentes zonas del bosque, a través de un recorrido con raquetas o esquí de fondo. También podrán disfrutar de otras actividades como el Minitubby, un tobogán de montaña en el que los niños podrán subirse a un neumático y bajar por una rampa de 70 metros, adaptada y protegida, dentro del entorno natural del parque.

Las opciones más originales para alojarse y comer
Y para que la fantasía y la diversión no acaben ni a la hora de comer, una gran opción gastronómica es AndburgerZero, un establecimiento que ofrece hamburguesas caseras con carne 100% andorrana y de calidad y dónde los más pequeños pueden entretenerse pintando las paredes de colores y dejando volar su imaginación. Y para dormir, el Hotel Ski Plaza, en Canillo, ofrece suites temáticas familiares decoradas con motivos fantásticos y personajes animados.