Un año más se ha desarrollado el 1 de enero de 2017 el Descenso Infantil de La Molina, que desde 1950 viene celebrándose en la estación de la Cerdanya y que va dirigido a los niños de 0 a 6 años. Se trata de un acto emotivo más que una carrera o una prueba, ya que de lo que se trata es de recordar lo ocurrido por primera vez en 1950 y de transmitir una serie de sensaciones a los más jóvenes. Resulta que el 1 de enero de 1950 a los dirigentes del Club de Esquí Supermolina no se le socurrió nada mejor para tranquilizar a todos los niños la mañana del 1 de enero de 1950 que organizar una carrera de esquí para los niños y niñas. La hicieron en un abrir y cerrar de ojos y lo que fue una iniciativa para salir del paso se acabó convirtiendo en una tradición que dura hasta el día de hoy.

Este 1 de enero fueron 103 los niños y las niñas que descendieron por un trazado sencillo, fácil, pensado para que todos se diviertan y disfruten del esquó. Los más peques lo hiceron acompañados de sus padres y los mayores –los más cercanos a los seis años– lo hicieron por su cuenta. Después, bueno después, a lo largo de toda la mañana el ambiente fue festivo, presidido por el buen ambiente y todos ellos tienen además de la experiencia vivida, una foto de recuerdo.