Las estaciones de esquí de Espot Esquí y Port Ainé, en el Pallars Sobirà, incorporan en los nuevos mapas de los complejos las áreas sensibles de fauna amenazada, a fin de concienciar a los amantes de los deportes de invierno de la importancia de compaginar la actividad deportiva con la preservación de la fauna de alta montaña en peligro, evitando el acceso a las zonas en las que habitan estos animales.

El Parc Natural de l’Alt Pirineu impulsa, conjuntamente con el Servei de Fauna i Flora del Departament de Territori i Sostenibilitat, en colaboración con Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya, esta iniciativa que es pionera en Catalunya y ya funciona con éxito en otras áreas alpinas de Europa, especialmente en los Alpes suizos.

Además de la elaboración y la edición de la nueva cartografía destinada a los amantes del esquí alpino, el esquí de fondo, los trineos tirados por perros, las motos de nieve y las raquetas de nieve, también se han col colocado paneles y carteles informativos y vallas y señales de aviso en puntos de entrada a estas zonas de protección de fauna para reforzar sobre el terreno esta medida.

Paralelamente, próximamente se colocarán paneles informativos nuevos en puntos estratégicos de las estaciones sobre la singularidad del urogallo y otras especies de fauna forestal amenazada, así como la edición de material divulgativo y educativo, para hacer difusión en internet y en las redes sociales.

Además, está previsto instalar más señales en otros puntos estratégicos y se trabaja para extender la iniciativa al resto de estaciones de montaña del ámbito del Parc Natural de l’Alt Pirineu como los complejos de Virós Vallferrera, San Juan de l’Erm y Tavascan, así como a otras estaciones gestionadas por Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya, en toda Catalunya.

La actuación se enmarca dentro del convenio firmado en 2012 entre el Departament de Territori i Sostenibilitat y FGC para la promoción y el establecimiento de proyectos conjuntos en el ámbito del Parc Natural de l’Alt Pirineu y la estación de esquí de Port Ainé, con el fin de potenciar, divulgar y promover los deportes de invierno y las actividades al aire libre, el respeto por la naturaleza y el entorno y el conocimiento del medio natural, la geología, la fauna y la flora.

También ha colaborado el Direcció General de Polítiques Ambientals del Departament, para el ámbito de Espot, que no pertenece estrictamente al Parque Natural como Port Ainé. Sin embargo, comparten una marca comercial, SkiPallars, con paneles informativos y planos conjuntos.

La iniciativa quiere preservar el urogallo, un ave galliforme que habita en los bosques de coníferas. Durante el invierno, se refugian en zonas elevadas y se alimentan únicamente de acículas de pino, un alimento muy pobre, por lo que necesitan gastar el mínimo de energía. En situaciones de estrés, como el cruce con esquiadores, se pueden asustar y huir, con lo cual utilizan una cantidad importante de energía. Este esfuerzo puede debilitarlos y poner en riesgo su supervivencia. Se trata de una especie vulnerable, con riesgo de desaparecer. En Catalunya, la población más importante se localiza en el ámbito del Parc Natural de l’Alt Pirineu y, desde el inicio de la década de los ochenta, se está reduciendo de forma lenta pero progresiva.

Además del urogallo, numerosos bosques subalpinos los Pirineos acogen especies de fauna amenazada y protegida, como el mochuelo boreal, el ‘picott negro, la marta y el oso pardo, que necesitan una cierta tranquilidad para no perjudicar su ciclo vital, y con él su supervivencia. Por tanto, las medidas de conservación del hábitat del urogallo también benefician estas especies.