Esquiar a los 40
PUBLICIDAD Billboard

Esquiar a los 40

Cumplir 40 puede ser, para algunos, una especie de trauma por el que tienen que pasar penosamente. Sin embargo es una edad para disfrutar mucho de la vida, tanto como antes o más. Y esquiar a los 40 no es una excepción, se disfruta como siempre, puede que más.

PUBLICIDAD Content_1

Hoy nos cuentan su experiencia personal Paula Fernández-Ochoa, Edu Carrera y Samuel Sánchez, tres personas que tienen mucho que ver con el mundo del esquí, que son grandes deportistas, que disfrutan de la vida, que tienen ya cumplidos los 40 años y que nos pueden dar muchos consejos de cómo seguir disfrutando del esquí, de la vida y del deporte. Esquiar a los 40 es una suerte, y ellos nos van a contar su experiencia.

Paula Fernández-Ochoa

Paula me roba una sonrisa cada mañana a la hora del café. Sus entradas de Instagram, siempre cuidadas, siempre con mensaje, nos muestran a una mujer activa, trabajadora, deportista, moderna, preparada, atractiva, simpática y vital. Transmite fuerza, ganas de vivir y energía positiva. No me la pierdo ningún día, sé que siempre me va a aportar algo bueno. VivircorRiendo.

Es una persona implicada con el esquí, con el deporte, con la salud, con la vida y, cómo no,  con la mujer. Su apellido la situa en la nieve desde pequeña y ahora sigue viviendo con pasión lo que su padre dejó en su ADN. Entre sus muchas actividades y profesiones, Paula es miembro de la RFEDI, concretamente es la responsable del área Mujer y Nieve. Como le he oído decir alguna vez, a ella le gusta aportar a este mundo su copito de nieve, y hoy nos viene a contar cómo vive sus cuarenta y pico.

Paula, ¿qué le dirías a quien tiene 40 años y piensa que es demasiado mayor para hacer deporte?

Que, con rotundidad, está equivocado. El deporte es bueno e imprescindible para todos, recomendable a cualquier edad por sus beneficios físicos, mentales y anímicos. La clave es darle a nuestro cuerpo la dosis correcta de ejercicio físico y en el formato adecuado

PUBLICIDAD Content_2

¿Te has animado a practicar algún deporte nuevo para ti, o alguno que hubieras dejado durante años, en la barrera de los 40?

Sí, empecé con la bici de carretera hace un par de años, es decir, por encima de los 40, y estoy absolutamente enamorada de ella. Para mí no existe esa «barrera de los 40», pues una barrera, por definición, te impide el paso. Acepto que empezar un deporte con más edad puede tener una dificultad mayor que hacerlo desde niños, sobre todo aquéllos de gran destreza técnica, pero no es por regla general un impedimento.

Cumplidos los 40, ¿le das importancia a la tonificación, ejercicios de fuerza o gimnasio, o solo haces ejercicio aeróbico?

La tonificación es imprescindible para la práctica de cualquier disciplina aeróbica y para la salud. Pero además, con mayor motivo a partir de los 40, pues a medida que cumplimos años nuestro cuerpo cambia, tiende a acumular más grasa y la masa muscular comienza a disminuir y para evitar o retrasar ese efecto inherente al envejecimiento, la fuerza es esencial.

Cuando has tenido un día duro y te quedas libre ¿te echas en el sofá o es el momento de hacer algo de ejercicio?

En esos casos, generalmente opto por el deporte pues abandonarme al sofá -que también es sano hacerlo de vez en cuando- lo equiparo más a dejarme a la deriva y perderme. Así que intento no darle tregua a la pereza que pueda tener en ese momento y ponerme en marcha, porque sé que siempre, tras haberlo conseguido, el resultado físico y mental va a ser muy positivo.

Por último, hablando de esquí, ¿a los 40 con la misma pasión que a los 30? ¿Algún consejo especial para nuestros lectores esquiadores y esquiadoras que ya tienen 40?

En mi caso, creo que tengo un gen Fernández-Ochoa tan blanco y tan puro que hace que mi pasión por el esquí, en lugar de ir a menos, con los años vaya a más. Disfruto de cada oportunidad y día de esquí como una auténtica niña. ¿Que hace sol? ¡perfecto! ¿Que nieva muchísimo? Mejor, la calidad de la nieve será increíble y habrá menos gente. ¿Que hace mucho frío? me abrigo más. Y así siempre, no hay impedimento para no disfrutar de una jornada blanca.

PUBLICIDAD Content_3

Ese «que ya tienen 40″…no es acertado pues, en esa edad, ¡estamos en un momento vital increíble para poder DISFRUTAR, en mayúsculas, del regalo de la vida! Y hacerlo en todas sus modalidades, una de ellas el deporte y, en concreto, el esquí.

PUBLICIDAD Mobile_Pos5

Sin duda conlleva una práctica con más sentido común y control del riesgo, pues somos conscientes de las lesiones y de las consecuencias que pueden tener. Pero te cojo el guante y aquí van algunos consejos: preparación física, elección y uso del material adecuado, respeto de las indicaciones para las estaciones y pistas y adecuación de la práctica a nuestro nivel de esquí y capacidades para jamás poner en riesgo ya no sólo nuestra integridad sino, por encima de ésta, la de los demás. ¡Y a disfrutar del esquí!

Edu Carrera 

¿Sabes esos reportajes que leías cuando apenas había Internet y todos comprábamos la revista Solonieve? Yo alucinaba con las fotos de los test, con los reportajes en estaciones casi imposibles de conocer, con aquellos formidables esquiadores. Pues Edu es uno de aquellos que nos hacían soñar.

Director del área de freeride de la revista durante muchos años, conocí a Edu en un test de Solonieve. Tuve la suerte de acompañar a aquel magnífico equipo durante dos días del test, una fantástica experiencia.

PUBLICIDAD Content_4

Edu Carrera ha sido muchas cosas en el mundo de la nieve: fundó una tienda, luego una escuela, una empresa de eventos, probador del test de Solonieve y director de freeride, olímpico en dos olimpiadas, campeón de España actual de másters… En la actualidad trabaja en Grandvalira. Pero, sobre todo, Edu, es un esquiador y un deportista. Seguramente una de las facetas de las que él se sienta más orgulloso es la de ser embajador de Adecco, pero de eso, con su permiso, hablaremos otro día.

Edu Carrera Fundación Adecco
Edu Carrera campeón de España. Foto: Fundación Adecco

Edu, cuando no compites, cuando esquías para ti, por placer, ¿notas alguna diferencia cumplidos los 40 comparando con los 30? ¿Disfrutas igual?

Noto muchas diferencias y disfruto lo mismo. Incluso puede que disfrute más, porque pongo en valor el hecho de poder seguir esquiando y exigiéndome al nivel que me gusta. Pero diferencias la hay, obviamente. En todo, desde la responsabilidad que uno adquiere para con las lesiones, a la fuerza que se tiene… Pero si te mantienes un poco eres capaz de disfrutarlo igual o más.

A nivel de esquí de competición  ¿en qué se nota más el cambio?, si es que se nota.

Ahí es donde más se nota realmente. El esquí de competición te obliga a unas fuerzas máximas importantes, explosión… Se puede trabajar la fuerza máxima, y se trabaja muy bien, pero la explosión se nota. Se puede entrenar, pero no se consigue tener la misma.

Por ejemplo, este verano empecé a entrenar de verdad otra vez. Con test de fuerza máxima, fuerza explosiva y es lo que más me cuesta recuperar. No es posible tener los valores que tenía a los 20, por ejemplo. Fuerza máxima sí se puede conseguir y fondo está claro que también, incluso mucha gente tiene más y mejor con la edad.

Edu Carrera. Foto Txema Trull
Edu Carrera en el Test 2020. Foto: Txema Trull

¿Tienes todo muy planificado o entrenas por sensaciones? Si tienes un entrenador personal, si te marcas una rutina exigente, si eres muy metódico…

Cuando tengo un objetivo lo entreno metódicamente y planificadamente. Por ejemplo el año pasado, cuando me marqué el objetivo del campeonato de España. Me rodeo de gente que sabe mucho, planificamos, estudiamos. Además yo he entrenado toda la vida y me conozco muy bien.

Sin embargo, si no tengo un objetivo no me marco ninguna pauta. Entreno lo que puedo, cuando puedo. Sí que es verdad que tengo una manera de entrenar que coge muchas cosas del alto rendimiento, pero ajustándome siempre a la realidad del trabajo o del momento en el que esté.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

Cuando entrenas, o cuando haces deporte por puro placer ¿has cambiado algún hábito de entrenamiento?

Sin objetivo deportivo a corto o medio plazo entreno por puro placer. Sí que es verdad que cuando se acerca la temporada procuro entrenar esa fuerza máxima. Pero entreno lo que me gusta, lo que me hace sentir bien, lo que me apetece en cada momento y lo que puedo compaginar con mi vida personal.

Cuando llegas a casa después de un día de trabajo, o cuando te quedas libre y estás cansado y puedes elegir entre un rato de deporte o hundirte en el sofá por unas horas, ¿qué eliges?

Pues depende, porque el descanso es tan bueno como el entrenamiento. Si tengo un día libre no me voy a quedar todo el día en el sofá, me ayuda mucho el hacer deporte, me libera de estrés, me hace sentir mejor. Pero también hay que saber descansar y darse ese placer. Es necesario.

Respecto a comidas, fiesta… ¿te cuidas más?

Cuando entrenas a alto nivel estás obligado, eso está claro. Como ya no hago alto nivel pues no tanto. No me gusta comer cosas precocinadas o muy procesadas, prefiero cocinar yo una buena materia prima. O sea, como bien pero porque me gusta comer bien. Pero, por ejemplo, no perdono una buena copa de vino en las comidas o me tomo una cerveza después de una buena salida en bici. Me cuido porque es mi modo de vida, pero sin excesivos sacrificios. 

¿Nos darías una recomendación a los esquiadores de fin de semana para seguir disfrutando igual aunque vayan pasando los años?

Cuando uno ha tenido un nivel de esquí y no lo puede mantener por el físico, pues es una pena. Si no puedes mantener el nivel físico para disfrutar del nivel técnico poco a poco vas a ir dejando de esquiar. Por eso es importante que se entienda que el estar bien físicamente es lo único que nos permite el paso de los años y seguir teniendo esas sensaciones de disfrute máximo.  Cada uno en su nivel. Cada esquiador disfruta de una manera absoluta de un modo diferente cuando se siente bien.

Al final, competición aparte, el esquí de pista, con un buen nivel, con un material adecuado se puede disfrutar durante muchos años. No tiene por qué ser diferente esquiar a los 40. Se puede mantener ese esquí potente, disfrutar de unas curvas bien hechas, hasta muy mayor. Mientras, eso sí, se tenga una buena condición física.

Una cosa importante es intentar esquiar siempre que se esquía. No dejarse caer, no ir detrás del esquí dejándose llevar. Hay que intentar disfrutar de cada curva. Eso es algo que yo sigo haciendo y que recomiendo a todo el mundo.

Samuel Sánchez

Aquella tarde de agosto estábamos en un pequeño apartamento en la playa. Escuché a mi mujer gritar y al locutor de la tele «vamos Samu, vamos Samu» y fue un subidón tan grande que todavía hoy me emociono al recordarlo. Oro. Oro olímpico. (Aquí puedes verlo)

Me sorprendío al cabo de bastante tiempo saber que Samuel Sánchez esquiaba, y que esquiaba a un nivel importante. La curiosidad, algunos amigos comunes, Instagram y el resto de redes sociales me han enseñado que es todo un quinto puesto en el campeonato de España de Másters. ¡En breve lo vemos ganando! De hecho en estos días fue segundo en la carrera de la Fundación Jesús Serra.

Samuel Sánchez Imagen de Instagram
El día en el que Samuel nos hizo llorar de emoción y alegría

Samuel, ¿en qué momento volviste al esquí?

En el año 2017 me volví a subir a unos esquís después de casi 20 años.

Mi relación con el esquí empieza desde muy niño. Con 5 años mi padre me subía casi todos los fines de semana a la estación de Valgrande-Pajares y así estuve hasta los 18 años. Hacía alpino por la mañana y esquí de fondo por la tarde.

Recuerdo que mis últimos esquís fueron unos ATOMIC ARC con fijación SALOMON  747 de 1,95 y una botas LANGE amarillas más duras que el hierro. Jajajaja. Esto fue a los 18 años.

Imagínate cuando vuelvo a subirme a unos esquís con 39 años y me dicen que todo había cambiado y tuve que tirar abajo los movimientos interiorizados que tenia desde niño. Esto para mí supuso, y supone, un reto el querer interiorizar los nuevos gestos técnicos del esquí.

Actualmente ya me he sacado el TD1 y ahora ya solo me queda el bloque de competición del TD2 en ETEVA.

Samuel Sánchez Jesús Serra
Samuel Sánchez en la carrera de la Fundación Jesús Serra

¿Cuántos días más o menos le dedicas al esquí por temporada?

Este año batiré mi propio récord, creo que llegaré a unos 60.

¿Crees que los 40 supusieron una barrera o sientes que te impidan algo relacionado con el esquí?

La edad te hace tener más consciencia y asumir menos riesgos. Y, por consiguiente, mejorar técnicamente para tener más recursos en caso de asumirlos.

Lo que ahora no se me ocurre es ponerme a hacer un 360º o pegar un vuelo como cuando tenia 17 años… Las rodillas ya no aguantan tanto como antes.

Si tuvieras que elegir entre un buen día de bici o un buen día de esquí ¿con cuál te quedas?

Ja, ja, ja. Papá o Mamá.

Ahora mismo te diría que un buen día de esquí. Y, para rematarlo, un paseo en bici por la tarde con los amigos de la esquiada de por la mañana para comentar la jugada 😉

¿Qué le dirías a la gente que está ahí, cerca de los 40, y se plantea que su vida deportiva se acerca al final?

Cuando un deportista profesional se acerca a su final, lo importante es buscarse una ocupación que te llene y cubra parte del vacío que te deja la alta competición. Siempre y cuando que tu economía te lo permita y no tengas que incorporarte al mundo laboral.

Plantearte retos deportivos en otras modalidades deportivas, ponerte un dorsal de vez en cuando….son constantes que vemos en deportistas que se retiran y por ejemplo quieren hacer una maratón, una Titan Desert, o aprender a esquiar, je, je.

¿Crees que, hablando únicamente de esquí, se disfruta más a los 20 0 30 que a los 40?

Yo solo puedo opinar de esquiar a los 40. Me hubiera gustado esquiar a los 20 y a los 30, pero creo que en cada franja de edad se disfruta. El caso es buscar la manera y la disciplina.

Por último, un consejo (de técnica de esquí o para el deporte en general) que pueda servir especialmente a los que vamos cumpliendo años.

Mantenerse siempre activo es la clave. Llevar una vida ordenada y nunca descuidar la actividad física.

Más enfocado al esquí, trabajar la fuerza antes de la temporada es vital para evitar lesiones y también para disfrutar mas de los días de esquí.

Mi experiencia personal

Bueno, mi vida como deportista no tiene nada que ver con la de Paula, Edu o Samuel, pero sí que soy un poco más mayor que ellos, así que os puedo contar mi experiencia, desde todos los 40 ya cumplidos.

Desde luego a mí los 40 me sentaron sensacional, no voy a tratar de engañaros. Físicamente me sentía muy bien, los niños ya iban creciendo y mi vida como esquiador con ellos.

Esquiar a los 40

Esquiar a los 40 para mí fue todo un lujo. Sin duda es la década de mi vida en la que más he esquiado, en la que más he aprendido y en la que más he enfocado el resto de mi vida deportiva hacia el esquí. De los 30 a los 40 no estuvo nada mal, pero los 40 superaron a los 30, sin duda.

Seguro que a los 40 encontramos alguna desventaja física con respecto a los 30, por ejemplo, pero en mi caso no tuve ninguna queja. Incluso me rompí la rodilla esquiando, yo, que nunca había tenido lesiones destacables. Desde luego hubiera preferido no rompérmela, pero me sirvió para conocerme mejor físicamente, y, aunque suene a tópico, salí de la lesión más fuerte.

Esquiar cumplidos los 40 Urzaiz
Justo en mitad de la década de mis 40 seguía intentado mejorar cada día. Algo que recomiendo a todos los cuarentañeros.

¡Cuidate!

En mi caso cuidarme no es un problema, es una suerte que creo que tenemos y me parece un poco irresponsable el no cuidarse. Tenemos mucha más información de la que había antes y sabemos que con cuidarnos un poco ganamos mucho. Que luego, cuando vienen los días de fiesta tampoco me corto mucho. Pero si te cuidas en la vida ordinaria, en los días señalados te puedes dar una alegría. Y en eso también los 40 son muy buenos.

Nuevas experiencias

Por necesidades del guión, en la década de los 40 dejé un poco más de lado la bici, sobre todo en lo que es verano puro y duro (julio y agosto) y aprendí otros deportes. Y se lo recomiendo a todo el mundo.

Esquiar cumplidos los 40 Urzaiz padelsurf
No hay que dejar nunca de probar deportes nuevos. En esta imagen, con todos los cuarentas ya cumplidos aprendiendo cosas nuevas

Además, creo que es la época en la que mejor entrené en el gimnasio y se nota mucho. Es una edad en la que hay que tonificar mucho más que en las anteriores y en la que más se nota si no lo haces. Pero entrenar, en mi caso, no os penséis que es un suplicio. Nunca he seguido una rutina ni una dieta. Entreno por sensaciones y procuro comer sano. Nunca he ido más allá. Sí que tengo la virtud de la constancia y la suerte de que si no hago deporte no me encuentro agusto. Por supuesto puedo pasar una estupenda tarde en el sofá, pero no dos. Creo que la vida vale mucho más que sentarse delante de la tele y dejarla pasar.

Quizás una de las mejores cosas de cumplir años es saber que el tiempo vale mucho, que dura poco, que la juventud que un día te regaló la vida puede estar contigo mucho tiempo… o muy poco si no la cuidas. Yo me quiero morir de viejo siendo el joven que fui, el joven que soy y el joven que dicen los mayores que siempre llevas contigo aunque seas viejo. Y seguir esquiando, y disfrutando del esquí y de la vida como he hecho hasta ahora y como me gustaría que sigáis haciendo vosotros.

Muchísimas gracias por vuestra lectura y muchísimas gracias a nuestros colaboradores de lujo: Paula, Edu y Samu, que sigáis disfrutando igual que habéis hecho hasta ahora.

Te recomendamos

Titan Desert 2022
Etape Spain

8 comentarios en «Esquiar a los 40»

  1. Excelente artículo. Grandes deportistas los invitados. Yo ya pasé los 40 y voy buscando los 55, y sí, es así. Se puede seguir esquiando muy bien y disfrutando igual o más. Quizás falta el que amigos de la misma edad que esquiaban, y muy bien, ya no quieren seguir. En casi todos los casos la dejadez, el peso, la pereza…

    Gracias por compartir.

    Responder
    • Muchas gracias Santiago. Pues sí, algunos se van quedando sin ganas de esquiar. Habitualmente por falta de ejercicio físico y dejadez, como tú muy bien dices.

      Espero que sigas disfrutando muchos años más. Un saludo y que vaya bien el final de temporada.

      Responder
    • Brutal, muy buena pareja Edu y Txema. Hay que decir que Edu Carrera esquía muy bien, y que Txema Trull hace unas fotos increíbles. Así pues…

      Responder
  2. Buenos ejemplos de gente que está en forma y esquía bien. Yo también sigo a Paula y Samu desde hace tiempo y leía a Edu en los Solonieve. Son personas a seguir, buenos ejemplos, quizás muy por encima de la media normal, pero si fueran «normales y corrientes» no saldrían en estos artículos. Tu experiencia es quizás la más realista, la que más se puede acercar al esquiador medio teniendo en cuenta que también haces bastante deporte. Algo por encima de la media, a lo mejor.

    Queremos más. Me gustan estos artículos.

    Responder
    • Muchas gracias. La verdad es que es un lujo contar con colaboradores de tan alto nivel.

      De mí te puedo decir que tengo una vida ajetreada, y que muchas veces el hacer deporte es más una necesidad que un capricho. Es una válvula de escape y un método de relajación a la vez. Además de que lo agradece mi cuerpo, mi mente se beneficia igualmente. Con lo cual no hay duda: sigo haciéndolo.

      Muchas gracias de nuevo.

      Responder
  3. Hombre… ¿Esquiar a los 40? Querrás decir «seguir esquiando después de 40 años». En mi grupo de esquí somos cuarentones y cincuentones y todavía damos cera a mucho yogurin de 30 o 40. El mérito, en mi opinión, es mantener el nivel después de los 60. Ahí lo veo más complicado. En unos años os cuento 😉

    Responder
    • Hola Vicmoto,

      Bueno sí, se puede seguir esquiando perfectamente después de llevar 40 años esquiando, por supuestísimo.

      El artículo era más bien destinado a aquellas personas que se empiezan a dejar a los 40, la idea es darles ánimos. Y no solo eso, para los que todavía están en esa edad (qué suerte) decirles que se puede esquiar a un nivel tan alto como el que hayan tenido antes, o más, dependiendo la vida de esquiador que hayan tenido.

      En mi caso puedo decir que esquié mejor a los 40 que a los 30.

      Y sí, yo también espero poder contártelo cuando lleguemos a los 60, que todavía falta, pero que no habremos dejado de esquiar en ninguna de las oportunidades que hayamos tenido. 😉

      Contento de leerte por aquí.

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.