Grandvalira sigue el plan de trabajo para poder garantizar la apertura de la estación lo más pronto posible, con la incorporación de los distintos equipos de terreno. A pesar de la nevada de la primera semana de noviembre y de haber estado produciendo nieve hasta el pasado jueves día 20, la subida de las temperaturas experimentada desde el sábado 22 de noviembre ha provocado un empobrecimiento del estado de las pistas que, unido a la falta de previsiones de frío, complica la apertura de la estación en la fecha prevista, el 29 de noviembre.

Teniendo en cuenta el compromiso de calidad y servicio de Grandvalira con sus clientes, el dominio andorrano sólo abrirá en caso que pueda garantizar unas condiciones favorables para la práctica del esquí. Pese a esta situación, la estación sigue con su plan de incorporación de todo su personal y realizando los últimos retoques que permitan la apertura inmediata de la estación cuando las condiciones sean favorables.

Para mantener la comunicación constante con sus clientes, Grandvalira actualizará diariamente el estado de las pistas y las fechas de apertura en sus canales, como la página web y las diferentes redes sociales, ya que esta situación puede cambiar en el caso de mejora de las condiciones meteorológicas.