Grandvalira ya ha empezado a trabajar en la organización de las Finales de la Copa del Mundo de esquí alpino del 2019. Ayer sábado quedaban exactamente dos años para que Andorra y el Dominio de la Nieve celebren el evento de más dimensión de su historia, y el comité organizador ya ha iniciado las tareas de definición del proyecto deportivo que volverá a situar en el mapa el país de los Pirineos. Grandvalira monopolizará el foco mediático del 11 al 17 de marzo de 2019 cuando los 25 mejores esquiadores y esquiadoras del mundo lucharán por el título del gran circo blanco.

Grandvalira en Aspen
Esta semana una delegación del comité organizador de Grandvalira se ha desplazado a Aspen (Colorado) con la voluntad de seguir las Finales de la Copa del Mundo 2017 e intercambiar experiencias con la Federación Internacional de Esquí (FIS) y el staff de la estación norteamericana. En esta línea, y con el objetivo de que la gran cita del 2019 se convierta en un éxito organizativo y deportivo, algunos miembros de la organización de la prueba han viajado a lo largo de la temporada a distintas paradas del circo blanco como Alternmark (Áustria), Zagreb (Croacia) o Garmisch-Partenkirchen (Alemania).

El escenario de la competición: emblemática Avet y mítica Àliga
La emblemática pista Avet situada en el sector Soldeu de Grandvalira acogerá las disciplinas técnicas de eslalon i eslalon gigante. Cabe recordar que el trazado de la pista Avet fue escogido para albergar las pruebas de la Copa del Mundo femenina de Esquí Alpino 2012 y su trazado clásico, homologado por la FIS desde octubre de 2007, se condicionó de forma segura y espectacular para competiciones de esquí alpino de primer orden. Con una longitud de casi 1.200 metros, esta pista tiene una pendiente máxima del 60% con una orientación norte-oeste que garantiza la calidad de la nieve. Las esquiadoras que participaron en la primera Copa del Mundo de la historia de Grandvalira disfrutaron de la pista Avet hasta tal punto que la alemana Maria Hölf-Riesch, campeona de la Copa del Mundo de la temporada 2010-11, admitió que se trata de “la mejor pista gigante que hay en el circuito”.

Por su parte, la Àliga SG y Àliga SL conforman a vista de pájaro una “X” exactamente igual a la del logotipo de Grandvalira. Sus trazados, que admiten las disciplinas tanto de velocidad como técnicas respectivamente, también fueron homologados por la FIS y se han ido acondicionando a lo largo de los últimos años para garantizar la seguridad de los esquiadores y el espectáculo. La pista Àliga SG cuenta con una longitud de 2,17 kilómetros, 60 metros de ancho y un desnivel de 600 metros donde los esquiadores de competición pueden superar los 120km / h de velocidad.

El programa
Del 11 al 17 de marzo de 2019 las Finales de la Copa del Mundo se repartirán entre las pistas Àliga del sector El Tarter y Avet del sector Soldeu de Grandvalira. El lunes y el martes de esa semana se reservarán para los entrenamientos. El miércoles 13 la pista Àliga acogerá el descenso (DH), el jueves 14 se disputará el súper gigante (SG) y el viernes 15 será el turno de la cursa por equipos (National Team Event). Durante el fin de semana la acción se trasladará a la pista Avet donde el sábado recibirá el eslalon femenino y el gigante masculino y el domingo el programa se repetirá a la inversa.

Finales Copa de Europa 2018, a menos de un año de la próxima gran cita
Un año antes de la celebración de la Copa del Mundo, Grandvalira acogerá durante cinco días (del 13 al 18 de marzo) las Finales de la Copa de Europa 2018. Por tercera vez la estación más grande del sur de Europa acogerá la fase final de la máxima competición europea y lo hará en las pistas Avet (sector Soldeu) y Àliga (sector El Tarter). El evento deportivo se afrontará como test previo a las Finales de la Copa del Mundo 2019. Cabe recordar que Grandvalira ha sido sede de un total de siete ediciones de la Copa de Europa: 2008, 2009, 2010, 2011 y 2013 y, por otro lado, el 2014 y el 2015 siendo estas dos últimas Finales de la Copa de Europa.

El gran circo blanco deja grandes cifras
La élite del esquí alpino se dio cita el año pasado en Grandvalira con la celebración de la Copa del Mundo femenina 2016 (Àliga) en la que participaron grandes nombres de la historia de los deportes blancos como Lindsay Vonn o Lara Gut. La edición de la temporada pasada dejó grandes cifras en la estación y en el país de los Pirineos.

Estas son un ejemplo:
·         292 millones de telespectadores potenciales en 35 televisiones de todo el mundo (Fuente:Infront)
·         Más de 4,4 millones de euros de retorno mediático entre España y Francia (Fuente: Acceso y Kantar Media)
·         200 profesionales de los medios de comunicación acreditados
·         10.000 personas vivieron en directo desde Grandvalira la competición.
·         300 voluntarios velaron por la buena organización del evento.
·         15 km de red de protección en la pista Àliga
·         1.300 horas de trabajo de pisado con máquina ratrack