Juegos en la nieve para niños y niñas para asegurarnos que les guste
PUBLICIDAD

Juegos para disfrutar en la nieve con los peques

Hay que reconocer que la nieve en si misma ya tiene suficiente atractivo como para gustar a la mayoría de niños.

Sin embargo, aquellos que somos amantes de los deportes de invierno, tenemos un interés especial por que nuestros hijos e hijas sientan la pasión para poder compartirla con ellos desde bien pequeños.

Pero eso no tiene por qué llegar solo, y aunque a los padres y/o madres les guste esquiar, siempre cabe la posibilidad de que los hijos cojan miedo o simplemente no les guste la nieve.

Lo que sí podemos hacer para potenciar su interés y evitar que cojan miedo, es trabajar con ellos desde bien pequeños para familiarizarlos con el medio y que relacionen la nieve con recuerdos bonitos y divertidos.

Estaciones FGC actividades 14 15 diciembre 2019

Para conseguirlo, en primer lugar tenemos que asegurarnos de que siempre vayan bien protegidos del frío y la humedad. Por eso, siempre irán bien abrigados y con la ropa adecuada pues prácticamente seguro pasarán más rato en el suelo jugando con la nieve que de pie.

En la misma línea, evitad ir con los peques si hace mal día. La meteorología en alta montaña puede ser muy dura y, a no ser que seáis de allí y estéis más que habituados, los niños notan especialmente su crudeza. Incluso aunque contéis con la mejor equipación, si podéis, evitarla en días de viento, de frío extremo -incluso con sol-, días tapados en los que apenas podéis ver lo que tenéis delante… Aunque sea invierno, aquí en España tenemos muchos días de sol así que, mejor elegid uno de estos para ir con ellos.

Y otra cosa que podemos hacer, mucho más proactiva, es jugar con ellos en la nieve, hacer que se lo pasen bien, y así seguro que querrán volver.

En este segundo caso, no siempre es fácil que se nos ocurran ideas de la nada así que hoy os proponemos unos cuantos juegos para que los disfrutéis en la nieve con vuestros peques, ¡o mayores!

Juegos en la nieve para niños y niñas

Guerra de bolas de nieve: ¡A qué niño no le gusta tirar una suculenta bola de nieve y derribar a sus padres! Si le añadimos un poco de teatrillo el éxito está asegurado.

Guerra-bolas-nieve-LoggaWiggler
Fotografías de: Logga Wiggler

Carrera de trineos: Preparados, listos… Quien antes llegue al punto elegido como meta gana. Eso sí, ¡siempre en las zonas habilitadas para lanzarse en trineo!

¿Dónde está la mascota? Muchas estaciones cuentan con una mascota que puedes encontrarte en la estación animando a los visitantes. Podéis pasear por la estación e ir familiarizándoos con caminar sobre la nieve con la excusa de salir en su búsqueda.

Concurso de muñecos de nieve: Cada miembro del grupo, familia, amigos… hace su propio muñeco de nieve. Se marca un tiempo máximo para hacerlo – ¡ojo! que de no poner límite se podría alargar más de la cuenta – y cuando se detengan los cronos se vota el mejor muñeco. ¡Y por supuesto tiene que haber un premio para el ganador!

Muñeco-de-nieve-Jill Wellington
Fotografía de: Jill Wellington

Ángeles de invierno: Al igual que antes hablábamos de elegir el mejor muñeco de nieve, si hace un bonito y soleado día también podemos proponerle de hacer la huella de un ángel en la nieve, con nuestro cuerpo, y ver cuál es el más bonito, el más grande, el más pequeño…

Buscando al Yeti: Si explicamos a los peques la leyenda del Yeti -no hace falta mostrarlo como un ogro, también puede ser un personaje mitológico amable en nuestra historia-, y llegamos pronto a pistas, o a la montaña, podemos proponerles salir a buscarlo. Aunque no vayamos a encontrar al Yeti, durante nuestro paseo sí podríamos ir viendo huellas de otros animales que le darán intriga al juego y, además, nos permitirá hablarles de la fauna salvaje.

Huellas-en-la-nieve-Alektra
Fotografía de: Alektra

El Pulgarcito de la nieve: Aprovechando el clásico cuento, podemos enseñarles unas nociones mínimas de orientación, que les podrán ser muy útiles, y mientras las ponemos en práctica proponerles que vayan dejando un rastro como hacía Pulgarcito. El reto es -siempre con vosotros por supuesto- que sepa volver al punto de partida sin vuestra ayuda.

Room Escape en la nieve: Aunque hay algunas estaciones que ya se han unido a la moda de los room escapes, no nos referimos a eso, sino a montar una búsqueda del tesoro como hacíamos nosotros de pequeños. Eso sí, esta actividad requerirá de un poco de preparación previa pues deberéis elegir un “tesoro”, esconderlo y preparar las pistas. Eso sí, seguro que los peques lo pasan en grande y se llevarán una gran alegría cuando encuentren el tesoro.

Fotografía de portada: Jill Wellington

Deja un comentario