El Departamento de Enseñanza y la Secretaría General del Deporte de la Generalitat de Catalunya, conjuntamente con la Federación Catalana de Deportes de Invierno, los consejos comarcales, el Consejo General de Aran, los consejos deportivos y las estaciones de esquí promueven el programa Deporte Blanco escolar’ en las nueve comarcas del Pirineo.

La iniciativa, dentro del marco del Plan Estratégico de Deportes de Invierno de Catalunya, tiene el objetivo de impulsar la iniciación y el conocimiento de los deportes de invierno en la población infantil, además de saber respetar, convivir y conocer las montañas del Pirineo y del medio natural. En un principio se hará una prueba piloto del programa a principios de 2015 con una primera selección de escuelas.

El programa Deporte Blanco escolar’ incluye un total de ocho sesiones anuales, distribuidas en tres sesiones de esquí alpino, tres sesiones de esquí de fondo y dos sesiones de snowboard. Cada sesión se llevará a cabo durante una mañana a la semana, por parte del alumnado de los cursos de 3º y 4º de primaria (8-10 años), de forma progresiva, de manera que todos los alumnos realicen esta actividad a lo largo de dos cursos escolares.

Entre el mes de marzo y en abril de ese mismo 2014 ya se llevó a cabo, a las Zonas Educativas Rurales (ZER) de las comarcas del Alt Urgell, la Cerdanya y el Valle de Aran, una fase experimental de este programa que permitiera poner las bases del inicio del programa en todo el Pirineo.

Prueba piloto en nueve comarcas

La prueba piloto que se desarrollará el curso 2014-15 se llevará a cabo entre los meses de enero y de abril de 2015 en una primera selección de escuelas (1 o 2 por comarca) de todas las nueve comarcas del Pirineo catalán. Aparte de las tres comarcas de la fase experimental, el programa Deporte Blanco escolar ‘también se llevará a cabo en los dos Pallars, en la Alta Ribagorça, el Solsonès, el Berguedà y el Ripollès.

Para la implementación de la prueba piloto de este curso se han buscado diferentes tipologías de centros públicos y diferentes ubicaciones para tener una muestra amplia y diversa que permita contrastar todos los condicionantes en la implantación del proyecto, así, ayude a ajustar las condiciones del programa definitivo.

La implantación progresiva del programa responde a varias cuestiones. Por un lado, la necesidad de una aportación económica pautada y de crecimiento progresivo, en las diversas fases de implementación, por parte de todas las partes implicadas, que requiere de una progresiva implantación técnica, educativa y logística adecuada a los objetivos que pretende. Y, por otro lado, unas mínimas garantías relativas a la disponibilidad de un número suficiente de técnicos cualificados y preparados ya la disponibilidad suficiente de material en las estaciones.

Fuente: Pallars Digital