Después de superar de forma satisfactoria la operación del brazo que se rompió mientras entrenaba, Lindsey Vonn ha demostrado que pese a todos los percances que la persiguen ultimamente no ha perdido el sentido del humor. Primero dio las gracias a todos los que le mandaron mensajes de apoyo y después demostró que es una buena aficionada a la Fórmula 1, felicitando a Lewis Hamilton por su victoria y a Max Verstappen por su podio.

Aprovechando una vez más las redes sociales, mostraba la enorme cicatriz de su brazo tras la operación y decía: “Creo que voy a necesitar un montón de mantequilla de cacao para curar esta cicatriz”.

Una vez más, desde Solo Nieve le deseamos una pronta recuperación.