¿Me cargo el Gore-Tex si lo meto en la lavadora?

Compartir:

Ahora que se ha acabado la temporada, para muchos ha llegado el momento de recoger nuestro material, y guardarlo hasta el próximo invierno. Pero es justo en este momento cuando a muchos les asaltan las dudas sobre los cuidados de las prendas Gore-Tex.

¿Me lo cargaré si las meto en la lavadora? La respuesta es sencilla. ¡Rotundamente, no!

Las prendas con Gore-Tex no sólo están diseñadas para durar, sino que, pese a las leyendas urbanas que corren por ahí, además son fáciles de cuidar y mantener. El lavado regular garantiza el rendimiento y prolonga su vida útil. Sólo hay que saber cómo hacerlo correctamente.

Corre el mito popular de que una prenda con Gore-Tex no se puede lavar a máquina porque la membrana pierde todas sus propiedades. Tanto se ha instaurado ese rumor, que las tiendas especializadas se cansan de desmentirlo a sus clientes.

Hay incluso gente que no se atreve a comprar la prenda de color que le encanta porque el tono es claro y propenso a ensuciarse y “como luego el Gore no puedes lavarlo…”. Como diría el pregonero, ¡se hace saber que…!: no es tan sólo fácil de lavar el Gore-Tex, sino incluso beneficioso para el buen funcionamiento de sus prestaciones.

Lo lógico es que, tras una intensa temporada de esquí, nuestras prendas acaben con alguna que otra salpicadura, algún lamparón y rozaduras en cuello, puños y sobre todo en el pantalón. Es inevitable.

Lo que debes saber es que con el cuidado apropiado, tus prendas no sólo volverán a estar limpias, sino que te durarán más tiempo: continuará ofreciendo impermeabilidad duradera, sus propiedades cortaviento y una mejor transpirabilidad.

Cuidar tus prendas para que te duren mucho tiempo es fácil. Siguiendo estos sencillos consejos para su cuidado no tendrás problemas para seguir disfrutando de tu chaqueta, pantalones, o cualquier prenda favorita, el año que viene.

Cuidados de las prendas Gore-Tex

Antes de lavar

Cierra la cremallera delantera, los bolsillos y las cremalleras de ventilación y fija las solapas y las cintas. Deben seguirse las instrucciones de cuidado del fabricante (incluidas normalmente en el reverso de la etiqueta).

Lavado

Pon la chaqueta en la lavadora. ¡Sí, sin miedo! Tu fiel compañera puede lavarse con un detergente líquido neutro a 40°C, pero no uses suavizante, quitamanchas, ni lejía. Es recomendable aclarar dos veces y minimizar el centrifugado para reducir las arrugas. No lavar la prenda junto con ropa muy sucia. El lavado eliminará la suciedad alojada en los poros de la membrana. Una vez limpia transpirará mejor.

Secadora o plancha

Una vez que esté seca, meterla en la secadora unos 20 minutos en un ciclo suave a 70°C. El calor reactivará el acabado repelente al agua (DWR) del tejido exterior. Si no dispones de secadora, otra opción es planchar la chaqueta a baja temperatura y sin vapor, colocando una toalla o un paño entre la prenda y la plancha.

Tratamiento repelente al agua

Después de un cierto tiempo, ya no es posible reactivar el tratamiento repelente al agua con la secadora o la plancha y es necesario aplicar un nuevo tratamiento sin silicona en spray o como producto de impregnación disponible en tiendas de esquí y outdoor.

Lavado en seco

Gore recomienda el lavado doméstico. Pero si fuera necesario lavar la prenda en seco, deberías solicitar a la tintorería que realice el aclarado con un disolvente hidrocarburo destilado transparente. Tras un lavado en seco será necesario usar un tratamiento repelente al agua, DWR, siguiendo las instrucciones del fabricante.

Un post de:

Deja tu comentario

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Suscríbete  
Notificarme sobre

Síguenos en

Newsletter

Revista Solo Nieve

Catálogo Solo Nieve 2019