En la crónica de la Copa del Mundo del slálom de Zagreb (Croacia), destacábamos la nueva victoria de Mikaela Shiffrin y la 20ª posición final de la andorrana Mireia Gutiérrez, en los que eran sus primeros puntos en la Copa del Mundo. La andorrana tenía una actuación estelar. Pese a salir con el dorsal 62 en la primera manga, la andorrana cerraba la primera bajada en el puesto 26, dejando el crono en 1:00.54, lo que le permitía disputar la segunda manga. Al final, Mireia acababa la carrera en el puesto eo9, logrando de esta forma sus primeros puntos en la Copa del Mundo. Actual campeona de Andorra del slálom y del gigante, la esquiadora del Escola Club d’Ordino Arcalís (ECOA) ha había protagonizado los días previos buenas carreras en las pruebas de la Copa de Europa disputadas en Hemsedal (Noruega) y Zinal (Suiza), en las que firmó un 13º, 12º y 11º plazas en tres sendas pruebas de slálom.

“Hay que seguir trabajando. Estoy muy contenta. Hacer un top 20 no lo ubiera dicho nunca

Tras el SL de Zabreg, Mireia declaraba a la Federación Andorrana de Esquí (FAE) que su resultado en la mencionada Copa del Mundo “es un sueño hecho realidad, pero queda mucho camino y no me conformaré con esto. Hay que seguir trabajando y por este camino”. Pese a este resultado, la andorrana señalaba que “mi planning no cambiará nada, haré las pruebas de la Copa de Europa de Melchsee Frutt y luego volveré a hacer la Copa del Mundo”.

La esquiadora del ECOA analizaba de esta forma su buena carrera en Zagreb: La pista estaba helada y con esta nieve esquío mucho mejor. Saliendo la 62 no había marca, un poco pero nada, y es lo que me ha salvado. He hecho una muy buena primera manga. He llegado la 26ª en la primera y no me lo creía, y en la segunda ya empiezas a pensar un poco, es un regalo, debes esquiar como sabes y ya está, aunque puedes hacer un error, puedes caer o te puedes salir de la pista. Estoy muy contenta. Hacer un top 20 no lo ubiera dicho nunca”. Y es que “mi esquí ha sido fluido en la primera manga, sin errores, en los lugares donde tenía que coger velocidad la he cogida, en la segunda manga hago un pequeño error en el último plano, después en la última parte del muro ya estaba un poco cansada y no he esquiado tan bien, pero es normal. Es la primera vez que me encuentro en esta situación y era todo nuevo. En la primera no me jugaba nada y todo ha sido mucho más fácil, no tenía nada que perder. La carrera ha sido súper buena“.

“La Copa de Europa me ha permitido coger confianza”

Como la propia Mireia señala, en esta vida nadie te regala nada y menos en el esquí alpino. Así, este resultado en la Copa del Mundo “es el trabajo que he estado haciendo todos estos años. Te privas de cosas, trabajas mucho y tienes una pasión por lo que haces y al final ves que las cosas salen. Espero que ahora, con la confianza y el esquí que tengo, continúe. Será difícil, pero esto es un paso y me queda mucho camino. No me conformo con esto, pero tengo que ser realista: esto es un muy buen resultado. Pero también toco con los pies en el suelo. Tengo que seguir trabajando para estar con las mejores, que todavía están lejos”.

Ella misma apunta la alternativa, el empujón que le ha supuesto dar el salto a la Copa de Europa, que le ha “permitido estar entre las 15 mejores y coger confianza, poder expresar sin presión y volver a construir mi esquí. La Copa de Europa parece más fácil, pero no es así porque hay mucha competencia y son muchas, y en la Copa del Mundo están las cinco o seis que destacan, otro grupo que están allí y el resto“.

Por su parte, Carles Visa, director técnico de la FAE, aplaudía el resultado de su pupila. Hace mucho tiempo que perseguimos este objetivo, nunca hemos dejado de creer en ella. Los resultados en Copa de Europa le han venido muy bien y lo ha hecho muy bien para poder ganar en confianza”.