La estación de esquí de Porté Puymorens estrena temporada este fin de semana, muy ilusionados. Este viernes haremos una inauguración especial a 15 euros el forfait para facilitar el acceso a las novedades de este curso. Se han hecho muchas mejoras y cambios, con inversiones destacadas como el nuevo telesilla del Estagnol o modificaciones menores como el acondicionamiento de las oficinas, por ejemplo. También se han abierto nuevos servicios, como la terraza solárium en Porté 1600 o el espacio lúdico (Igloo Porty) para los más pequeños, muy cercano a la recuperada pista de los Soldats.

La estación abrirá este fin de semana con 12 pistas, que nos permite ofrecer esquí en buena parte de los sectores de la estación, con el 80% de nieve natural.

Telesilla de 4 plazas en el l’Estagnol

El nuevo telesilla de 4 plazas garantiza el acceso de los esquiadores al complejo invernal de forma rápida y ágil y sin necesidad que los usuarios tengan que subir al parking de la Vignole, ganando tiempo y comodidad. El nuevo telesilla da más y mejores garantías de acceso a la estación. Sólo hay que recordar que en algunas ocasiones la acumulación de la nieve hace difícil la circulación viaria en los últimos kilómetros de la carretera, des del pueblo al puerto de Puymorens.

El nuevo telesilla del Estagnol es de 4 plazas y transportará los esquiadores desde los 1600 a los 2050 metros superando un desnivel de más de 400 metros. El remonte dispone de cinta de embarque.

Mirador de Fontfrède

La segunda de las inversiones destacadas de esta temporada ha sido la construcción de un mirador abierto, sin techo, instalado en la zona de Fontfrède. La estructura dispone de barandas y está suspendida a unos 300 metros de altura. El diseño del mirador es una pasarela estrecha, de poco más de un metro de ancho, que sobresale de la montaña unos 4 metros. La base de este paso es de plancha metálica perforada y eso hace que aumente la sensación de vértigo. Las vistas sobre la estación desde este punto son espectaculares. Cabe añadir que el mirador quedará instalado permanentemente en la zona con la cual se convierte en un atractivo más para los visitantes durante todo el año.

El proyecto ha sido redactado por una oficina de ingeniería especializada en este tipo de estructuras que trabaja en la zona de Chamonix Mont Blanc, donde han dirigido diferentes obras de estas características.